Ninguna agrupación lograría la mayoría necesaria para gobernar

 5 mayo, 2015
Los sondeos auguran que los conservadores, del primer ministro David Cameron, podrían ganar con una ligera ventaja a los laboristas
Los sondeos auguran que los conservadores, del primer ministro David Cameron, podrían ganar con una ligera ventaja a los laboristas

Londres

Las últimas 48 horas de la campaña electoral británica están dominadas por la convicción de que ninguno de los dos grandes partidos tendrá mayoría absoluta y que hay que empezar a posicionarse para el gran juego de las coaliciones.

Los sondeos auguran que los conservadores, del primer ministro David Cameron, podrían ganar con una ligera ventaja a los laboristas, de Ed Miliband, en las elecciones del jueves, pero sin lograr los 326 diputados suficientes para gobernar en solitario.

Los laboristas parecen en mejor posición de sumar, porque la izquierda dominará el Parlamento y los nacionalistas escoceses, que han declarado a los conservadores sus peores enemigos, serán la tercera fuerza parlamentaria con unos 50 diputados, siempre y cuando las encuestas no se equivoquen.

De repente Nick Clegg, líder de los demoliberales, se ha convertido en una pieza codiciada. El suyo es un partido bien visto en general, socio del último gobierno conservador. En contraste, los nacionalistas escoceses son percibidos con recelo en el resto del Reino Unido.

Los demoliberales siguen siendo fuertes en unas pocas circunscripciones, por lo que podrían lograr hasta 30 escaños, la mitad de los que disponían hasta ahora, pero muy valiosos en el contexto actual.

Hasta el punto que el diario The Times pidió este martes a los votantes conservadores de la circunscripción de Sheffield Hallam, en el norte de Inglaterra, por la que concurre Clegg, que le den su apoyo para que no pierda su escaño ante el candidato laborista.

Todos los partidos se dedicaron en las últimas horas a avisar del peligro de sus adversarios.

Las fórmulas que podrían sumar mayoría van de una alianza laboristas-SNP, a la repetición de la fórmula conservadores-liberales, pasando por una coalición laboristas-liberales.

El Financial Times, The Times, The Economist y The Independent han publicado editoriales defendiendo la continuación de la segunda y deshaciéndose en elogios sobre la influencia moderadora que tuvo Clegg sobre los conservadores.

El líder demoliberal anunció que dará "tiempo y espacio" al partido más votado.

Etiquetado como: