12 febrero, 2014

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaía, durante la sesión plenaria de ayer. | EFE
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaía, durante la sesión plenaria de ayer. | EFE

Madrid AFP El proyecto de ley que restringe el aborto en España, criticado incluso entre la derecha en el poder, pasó su primera prueba ayer en el Parlamento, que rechazó en votación secreta una moción para retirar el texto.

En total, 183 diputados votaron contra la moción presentada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que exigía “la retirada inmediata” del proyecto de reforma, que solo autoriza el aborto en caso de violación o de peligro para la salud física o psíquica de la madre. Una minoría de 151 diputados votaron a favor y seis se abstuvieron.

El proyecto de reforma, que provocó la ira de la izquierda y de las feministas en Europa desde su aprobación por el Consejo de Ministros a finales de diciembre, también despertó fuertes reticencias dentro de la derecha.

El portavoz del Partido Popular (PP, derecha) y del jefe del Gobierno Mariano Rajoy, Alfonso Alonso, se declaró, sin embargo, convencido de que se respetaría la disciplina de voto en las filas de su formación, que dispone de mayoría absoluta en el Parlamento.

Una de las voces disonantes dentro de la derecha fue la de la vicepresidenta del Congreso de los Diputados, Celia Villalobos, quien pidió libertad de voto.

En las filas de la oposición, todos las formaciones salvo el partido democristiano catalán Unió Democrática se pronunciaron a favor de la moción del PSOE. “No vamos a parar hasta que retire el proyecto de ley”, aseguró el líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El proyecto modifica la ley del aborto aprobada en 2010 bajo el anterior gobierno socialista, que permite actualmente la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 14 semanas a todas las mujeres y hasta las 22 semanas en caso de malformación del feto.

El nuevo texto no contempla, a diferencia de la primera ley del aborto de 1985, la interrupción del embarazo por malformación.

Etiquetado como: