Violencia estalló cuando el presidente Viktor Yanukovich ordenó a la policía tomar la Plaza de la Independencia.

 18 febrero, 2014

Kiev

Las fuerzas antidisturbios emprendieron un nuevo asalto sobre el Maidán (plaza de la Independencia de Kiev), tras lanzar una lluvia de granadas lacrimógenas y ensordecedoras, constató un periodista de la AFP.

Los policías avanzaron hacia la plaza y tomaron posiciones alrededor del monumento que ocupa el centro de la misma poco después de las 10 p. m. (hora de Costa Rica).

Las tiendas levantadas en los alrededores del lugar tomaron fuego rápidamente. Los manifestantes respondieron lanzando pedradas a los policías.

Dieciséis personas, entre civiles y policías, murieron el martes en Kiev como consecuencia de los violentos enfrentamientos entre manifestantes antigubermanentales y las fuerzas del orden, que intentan desalojar la emblemática plaza, ocupada por los opositores desde hace tres meses.

Por su parte, el presidente Viktor Yanukovich había rechazado detener el asalto de las fuerzas del orden contra el Maidán (Independencia) y ordenó evacuarla, según declaró el opositor Vitali Klitschko tras reunirse con éste.

Cuatro manifestantes resultaron muertos durante el asalto de la policía a la plaza, el martes por la noche.

“Cuatro manifestantes murieron durante el rastrillaje del Maidán”, declaró Sviatoslav Janenko, un responsable de los servicios médicos de la oposición. El balance anterior mencionaba cinco civiles y siete policías muertos desde el martes de mañana.

La policía ucraniana cercó este martes a los manifestantes en el corazón de las protestas opositoras de la plaza de la Independencia de Kiev (Maidán), tras una jornada en la que murieron 16 personas en los disturbios que estallaron en la capital.
La policía ucraniana cercó este martes a los manifestantes en el corazón de las protestas opositoras de la plaza de la Independencia de Kiev (Maidán), tras una jornada en la que murieron 16 personas en los disturbios que estallaron en la capital.

Los manifestantes reunidos en la plaza, muchos de ellos equipados de manera similar a las fuerzas del orden (con cascos y escudos) para protegerse de éstas, erigieron por la noche un muro de fuego para protegerse de los policías que empezaron a evacuarlos tras violentos choques.

La Casa de los Sindicatos, sobre el Maidán, transformada en cuartel general de los manifestantes, ardía en llamas.

Incluso partidarios del régimen, como el oligarca Rinat Akhmetov, el hombre más rico de Ucrania y principal patrocinador del partido de Yanukovich, condenaron los últimos acontecimientos.

Uno de los civiles muertos es un empleado del Partido de las Regiones del presidente Yanukovich, cuyo cadáver fue hallado en la sede de esta formación política, que fue tomada por asalto y brevemente controlada por los manifestantes, que la incendiaron parcialmente.