Manifestantes en Donetsk exigen la convocatoria a un referendo

 7 abril, 2014
Amotinados prorrusos forcejeaban ayer con policías mientras trataban de ocupar un edificio del Gobierno en Donetsk. | EFE
Amotinados prorrusos forcejeaban ayer con policías mientras trataban de ocupar un edificio del Gobierno en Donetsk. | EFE

DONETSK, Ucrania. AFP.. Manifestantes favorables a Rusia tomaron ayer el control de edificios oficiales en el este rusohablante de Ucrania, entre ellos los locales de la administración provincial de Jarkov y de Donetsk, dos de las mayores ciudades de esta región fronteriza con Rusia.

En Donetsk, ciudad con más de un millón de habitantes, los revoltosos exigieron la convocatoria a un referendo sobre su adhesión a Rusia.

Las tomas de control de los edificios se hicieron sin violencia. Las fuerzas de seguridad resistieron brevemente en Donetsk durante la tarde, ante manifestantes con el rostro cubierto, que trataban de arrancarles sus escudos, antes de abandonar el sector.

En Jarkov, con 1,4 millones de habitantes y donde los manifestantes ocuparon un edificio al caer la noche, se retiraron rápidamente para situarse a medio centenar de metros de distancia.

En ambos casos, los amotinados colocaron la bandera de color blanco, azul y rojo rusa en el lugar de las ucranianas azul y amarillo. Desplegaron una banderola que decía “República de Donetsk” en la fachada de la administración de esta ciudad.

Efervescencia. En las regiones del este de Ucrania, mayoritariamente rusohablantes, se registran cada domingo –desde que el presidente prorruso Víktor Yanukóvich fuera derrocado el 22 febrero – manifestaciones a favor de una “federalización” de Ucrania –solución propuesta por Moscú– o su incorporación al gran vecino ruso.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, se comprometió a “defender por todos los medios” a los rusohablantes de las repúblicas que formaron la Unión Soviética.

El presidente ucraniano interino, Alexánder Turchínov, aplazó, debido a la situación, una visita a Lituania, anunció la presidencia.

El ministro del Interior, Arsen Avakov, acusó en su página en Facebook a “Putin y a Yanukóvich de haber dirigido y pagado estos disturbios separatistas”.

El favorito en los sondeos para la elección presidencial ucraniana, Petro Poroshenko, citado por la agencia Interfax-Ucrania, estimó que los acontecimientos de ayer tenían como objetivo hacer “anular o aplazar” la elección presidencial anticipada prevista el 25 de mayo, algo que “no ocurrirá”, aseguró.

En Donetsk, los prorrusos llevaban carteles que decían “Donetsk, ciudad rusa” y “OTAN go home ”.

Una vez que tomaron el edificio en Donetsk, levantaron barricadas con neumáticos para proteger el lugar, y exigieron a los funcionarios locales realizar una sesión extraordinaria sobre la convocatoria a un referendo. En caso contrario, amenazaban con designar a su propio “consejo del pueblo” para hacerlo.

La fiscalía de Donetsk anunció que abriría una investigación sobre la toma del edificio.

Por otra parte, los manifestantes protestaron frente a un edificio de los servicios de seguridad ucranianos (SBU) en otra gran ciudad del este del país, Lugansk, también después de un mitin prorruso, constató un fotógrafo de la Agence France-Presse (AFP).