8 febrero
Simpatizantes de la independencia de Escocia participaron el 30 de julio del 2016 en una manifestación en la plaza George, en Glasgow. Agitaban banderas de la nación y de la Unión Europea.
Simpatizantes de la independencia de Escocia participaron el 30 de julio del 2016 en una manifestación en la plaza George, en Glasgow. Agitaban banderas de la nación y de la Unión Europea.

Londres

La primera ministra británica, Theresa May, expresó este miércoles su oposición a un nuevo referendo de independencia en Escocia, al tiempo que un sondeo mostraba un aumento del apoyo a la secesión en pleno brexit.

"No creemos que deba haber un segundo referendo" tras el del 2014, dijo May a la prensa al término de la sesión de control semanal de la primera ministra en el Parlamento.

"Hubo un referendo: fue claro, concluyente, legal, y ambas partes acordaron respetar los resultados", expresó la jefa del Gobierno.

Según el diario escocés The Courier, que citó fuentes bajo anonimato, Londres asume que la jefa del Gobierno regional escocés, Nicola Sturgeon, convocará un segundo plebiscito para agosto del 2018 y está preparando una respuesta.

Los líderes de los principales partidos británicos prometieron a los escoceses que serían considerados "socios en términos de igualdad" si se quedaban en el Reino Unido en la consulta de independencia del 2014, como así ocurrió.

Sin embargo, en el plebiscito sobre la UE, Escocia votó a favor de seguir en Europa, al contrario de Gales e Inglaterra, que inclinaron la balanza, y ahora los independentistas esgrimen el deseo de seguir en Europa para reclamar otro referendo.

Al respecto, May les avisó en el Parlamento de que "una Escocia independiente no estaría en la Unión Europea".

Este miércoles, un sondeo reveló que el apoyo a la secesión ha aumentado entre los escoceses, pero esta opción volvería a perder una consulta popular.

Si se excluye a los indecisos, el 49% de los escoceses apoya la independencia mientras que un 51% quiere seguir en el Reino Unido, según un sondeo del instituto de opinión BMG para el diario escocés The Herald.

Un estudio similar publicado el mes pasado daba a la independencia un apoyo de 45,5% y una oposición de 54,5%, casi los mismos resultados que en el referendo de setiembre del 2014.

Banderas de Escocia (cerecha) y de la Unión Europea flameaban en el edificio del Parlamento local en Edimburgo.
Banderas de Escocia (cerecha) y de la Unión Europea flameaban en el edificio del Parlamento local en Edimburgo.

Incluyendo al 12% de indecisos o de gente que no quiso revelar su preferencia, los resultados son: 43% a favor de la independencia, 45% en contra.

La encuesta se realizó entre 1.067 votantes.