Está pendiente la designación de 148 aspirantes

 12 mayo
Una foto o un saludo con Emmanuel Macron era lo que buscaban el viernes estos parisinos al descubrir que el próximo presidente transitaba por una calle.
Una foto o un saludo con Emmanuel Macron era lo que buscaban el viernes estos parisinos al descubrir que el próximo presidente transitaba por una calle.

París

Emmanuel Macron, quien asumirá la Presidencia de Francia el domingo, se enfrentaba a una primera disputa interna tras la revelación de la lista de candidatos para la batalla crucial de las elecciones legislativas de junio.

El movimiento de Macron, rebautizado La República en Marcha (LRM), presentó el jueves 428 candidatos a los comicios del 11 y 18 de junio, que determinarán su margen de maniobra para gobernar y aplicar sus ambiciosas reformas.

La lista, compuesta por un 52% de personas nuevas en la política, no fue del agrado del veterano centrista François Bayrou, aliado del joven presidente electo de 39 años, quien se negó a dar su "aval".

Bayrou alega que el acuerdo que cerró con Macron en febrero, y que permitió dar un impulso a la campaña del exministro de Economía, incluía candidaturas conjuntas en todas las circunscripciones. El centrista de 65 años convocó para este viernes a su buró político.

Macron había prometido rejuvenecer a la clase política, incorporando a candidatos provenientes de la sociedad civil.

La edad promedio de sus aspirantes es de 46 años, frente a la media actual en la Asamblea Nacional de 60 años.

La lista respeta también una paridad de género "real", con 214 candidatas mujeres y 214 hombres.

Varios de sus aspirantes a las curules, entre los que figuran exmagistrados, una exrejoneadora y un matemático, se enfrentarán a políticos experimentados con largas carreras.

"Hemos cumplido con la promesa de renovación", declaró el secretario general del movimiento, Richard Ferrand, en una rueda de prensa.

Pero además del tropiezo con su aliado, LRM se vio obligado a corregir su lista inicial después de que al menos de 10 candidatos fueran anunciados por error.

Uno de ellos fue Mourad Boudjellal, el presidente del club de rugby de Toulon, quien dijo que aunque se sentía halagado por la propuesta, no es su "ambición" entrar en política.

Estos errores le valieron críticas provenientes de la derecha y la extrema derecha, que acusaron al movimiento de apenas 13 meses de existencia de "amateurismo".

El proceso de selección de los candidatos a las legislativas es visto como un acto de equilibrio complicado y arriesgado para Macron, quien sucederá al impopular presidente socialista François Hollande.

Quedan por ocupar 148 puestos de los 577 escaños de la Asamblea Nacional. El movimiento de Macron ha dejado un margen esperando que políticos de la derecha o de la izquierda moderada se unan a su proyecto.

Entre los partidos tradicionales el desconcierto y la duda son palpables, entre tentación de alianza y búsqueda de revancha en las urnas el próximo mes.

Emmanuel Macron sabe que muchos electores votaron por él sin entusiasmo, solo para frenar a la extrema derecha. Esos votos "por eliminación" en vez de por "convicción" no están ganados de antemano para las legislativas.

Macron, quien confía en la "coherencia" de los franceses, pidió a los electores que le concedan en junio una "mayoría de cambio".

Emmanuel Macron asumirá oficialmente como presidente el domingo, en una ceremonia de traspaso del poder con el presidente saliente, François Hollande, tras la cual podría anunciar el nombre de su primer ministro.

Al día siguiente realizará su primer viaje al extranjero para reunirse en Berlín con la canciller alemana, Ángela Merkel, con quien abordará sus ambiciosos planes para reformar la Unión Europea.

El ex primer ministro británico Tony Blair saludó este viernes, en un artículo publicado en el diario Le Monde "el triunfo" de Macron.

Ante el populismo, "lo que Macron ha entendido es que solo hay una respuesta seria: (...) hacer explícitas las soluciones que mejoran realmente el porvenir de los pueblos", explicó.