24 marzo
Marine Le Pen (izquierda) reunida el viernes, en el Kremlin, con Vladimir Putin.
Marine Le Pen (izquierda) reunida el viernes, en el Kremlin, con Vladimir Putin.

Moscú

El presidente ruso, Vladimir Putin, recibió este viernes por primera vez en el Kremlin a la jefa de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, y rechazó las acusaciones de injerencia electoral.

"No queremos, en ningún caso, ver ninguna influencia en acontecimientos futuros, pero nos reservamos el derecho a comunicarnos con los representantes de todas las fuerzas políticas del país, como lo hacen nuestros socios europeos o Estados Unidos", declaró el presidente ruso.

"Es interesante discutir con usted la forma de desarrollar nuestras relaciones bilaterales y la situación en Europa. Sé que usted representa un espectro político europeo que evoluciona bastante rápido", añadió.

Es excepcional que Putin reciba a un candidato a una elección presidencial en una fecha tan próxima de los comicios. Según la costumbre y el protocolo, suele recibir a jefes de Estado de su rango u ocasionalmente a jefes de gobierno de países con régimen parlamentario.

Antes, la dirigente francesa del Frente Nacional se reunió con el presidente de la Duma, el Parlamento ruso, Viacheslav Volodin.

"Soy partidaria de desarrollar las relaciones con Rusia en el marco de la larga historia que une a nuestros dos países", explicó al principio del encuentro Marine Le Pen, que lidera las encuestas para la primera vuelta de las presidenciales.

La dirigente forma parte de los políticos europeos que abogan por un acercamiento con Putin y que aprueban la anexión rusa de la península ucraniana de Crimea en el 2014.

El encuentro con el jerarca ruso duró una hora y media, explicó un consejero de Le Pen, Ludovic de Danne. Tuvo lugar en una pequeña sala del primer piso del Kremlin.

El portavoz de la política francesa aseguró que no se abordó el tema del dinero de la campaña. El FN asegura que necesita seis millones de euros para financiar su campaña. En el 2014 logró un préstamo de nueve millones de un banco ruso.

El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, explicó que reunirse con "opositores" era una "práctica normal" para el gobierno ruso.

"Rusia está dispuesta a mantener contactos con los representantes de todas las fuerzas políticas, ya sea jefes de Estado o representantes de la oposición" indicó.

El canciller ruso, Sergéi Lavrov, declaró el jueves que en su opinión Le Pen no era una política "populista" como se la acusa en medios de comunicación franceses o internacionales, sino una "realista".