Era la primera vez que el presidente alude a su situación personal desde que el pasado viernes un semanario del corazón publico fotografías que eventualmente demuestran que mandatario tiene una relación sentimental con la actriz Julie Gayet

 14 enero, 2014
El presidente francés, François Hollande, evitó referirse al escándalo por su supuesta relación con la actriz Julie Gayet, en una conferencia de prensa en el Palacio Presidencial en París
El presidente francés, François Hollande, evitó referirse al escándalo por su supuesta relación con la actriz Julie Gayet, en una conferencia de prensa en el Palacio Presidencial en París

París

El presidente francés, François Hollande, dijo hoy que los asuntos privados se tratan "en privado" y rehusó pronunciarse sobre la polémica surgida en torno a su situación sentimental.

El presidente francés declaró que su comparecencia ante casi 700 periodistas no era "ni en lugar ni el momento" para hablar sobre su situación personal, preguntado sobre si su pareja, Valérie Trierweiler, sigue siendo la primera dama del país.

Hollande respondió a esa pregunta, la primera formulada después de un discurso sobre sus prioridades próximas en el cargo, que la entendía y respondió al periodista que se la hizo: "estoy seguro de que usted comprenderá mi respuesta, cada uno puede atravesar desafíos en su vida personal, es nuestro caso".

"Son momentos dolorosos, pero tengo un principio, que los asuntos privados se traten en privado, con una intimidad respetuosa de cada uno", dijo el mandatario.

Y señaló, sin dar más precisiones, que responderá sobre esta cuestión antes de la fecha que ha mencionado, en alusión a la próxima visita de Estado que le llevará a la Casa Blanca, donde se reunirá con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Era la primera vez que el presidente aludía a su situación personal desde que el pasado viernes un semanario del corazón publico fotografías que eventualmente demuestran que Hollande tiene una relación sentimental con la actriz Julie Gayet.

La pareja del presidente, Trierweiler, permanece ingresada en un hospital tras conocer la publicación de esa información y el asunto ha centrado la atención política desde entonces en Francia, aunque la opinión pública, según sondeos publicados este fin de semana, considera mayoritariamente que la vida sentimental de Hollande es un asunto privado.