6 noviembre, 2014

Donestk. AFP. El alto el fuego en Ucrania pendía de un hilo ayer luego de que el presidente Petro Poroshenko ordenó refuerzos de tropas en la región este, aunque Kiev, Moscú y los rebeldes se reunieron en Donetsk, según la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

En otra señal de la distancia entre el Gobierno y los separatistas, el primer ministro Arseni Yatseniuk anunció que suspenderá la financiación de las zonas bajo control de los rebeldes prorrusos para no ayudar a los “terroristas”.

Ayer, dos civiles, entre ellos un adolescente de 14 años, murieron después de que un obús golpeó una escuela de Donetsk.

Los reporteros vieron dos cuerpos cubiertos con una lona en el lugar de los hechos, mientras otras cuatro personas resultaron heridas, según testigos.

Por la mañana se oyeron disparos de artillería alrededor del aeropuerto de este feudo rebelde, donde las tropas gubernamentales llevan semanas combatiendo a las fuerzas separatistas. Una columna de humo se levantaba sobre el cercano pueblo de Peski, en manos del Ejército, después de que sonaran ráfagas de cohetes Grad y obuses.

El representante de la República Popular de Donetsk, Ravil Khalikov, permaneció ayer en frente de un hotel después de una reunión en Donetsk. | AFP
El representante de la República Popular de Donetsk, Ravil Khalikov, permaneció ayer en frente de un hotel después de una reunión en Donetsk. | AFP

Además, al menos dos soldados ucranianos murieron y nueve resultaron heridos, según el portavoz del Ejército ucraniano, Andréi Lysenko, que no precisó el lugar.

Los responsables ucranianos, rusos y separatistas prorrusos se encontraron ayer en Donetsk para intentar salvar el alto el fuego, indicó un responsable de la OSCE .

La reunión no dio resultados tangibles, ya que el “nivel de confianza” entre las partes, sigue siendo “muy bajo”, explicó a la prensa el jefe adjunto de la misión de observación de la OSCE en Ucrania, Alexánder Hug, matizando que el mero hecho de que haya habido un intercambio “ya es alentador”.

La débil tregua , firmada el 5 de setiembre, parece aún más frágil desde que los rebeldes desafiaron al Gobierno el domingo al celebrar elecciones propias que, según ellos, legitiman los dos Estados autoproclamados de Donetsk y Lugansk.

“La entrega de una cantidad significativa de material y personal procedentes de Rusia a los territorios controlados por los rebeldes tampoco se detuvo”, añadió, reiterando las alegaciones, negadas por Moscú, de una ayuda rusa a los combatientes separatistas.

Las autoridades ucranianas afirman estar preparadas para lo peor, luego de que rebeldes amenazaran con extender su territorio.

Poroshenko dijo que ordenó enviar refuerzos militares a las ciudades del este para protegerse contra una “posible ofensiva hacia Mariupol, Berdyansk, Járkov”.

Etiquetado como: