10 marzo, 2015
Un edificio de apartamentos en la ciudad ucraniana de Svitlodarsk muestra las
Un edificio de apartamentos en la ciudad ucraniana de Svitlodarsk muestra las "heridas" de los enfrentamientos.

Kiev

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, confirmó la retirada de la mayor parte de las armas pesadas de la zona en conflicto en el este de Ucrania, incluso en el lado separatista prorruso.

"La parte ucraniana retiró la mayoría de sus sistemas lanzacohetes múltiples y de su artillería pesada", conforme a los acuerdos de Minsk, declaró el mandatario el lunes a la televisión pública de Ucrania.

"Hemos comprobado que los rebeldes apoyados por Rusia también retiraron una parte considerable de sus armas pesadas", agregó.

Los países occidentales y el gobierno ucraniano acusan a Rusia de apoyar militarmente a los separatistas, acusaciones que Moscú desmiente.

El ministro de Exteriores británico Philip Hammond reiteró este martes sus acusaciones al respecto, afirmando que las actividades del presidente ruso Vladimir Putin en Crimea y el este de Ucrania socavan la seguridad de los países de Europa Oriental.

"Las acciones del presidente Putin -la anexión ilegal de Crimea y actualmente la utilización de tropas rusas para desestabilizar el este de Ucrania- socavan los fundamentos de la seguridad de las naciones soberanas del este de Europa", declaró Hammond en Londres.

El virulento discurso de Hammond coincide con los preparativos de la OTAN para llevar a cabo importantes maniobras militares en los países bálticos.

La OTAN anunció el lunes que Estados Unidos comenzó a desplegar un contingente de 3.000 soldados durante tres meses en los países bálticos, cuyos gobiernos están preocupados por el papel de Rusia en la crisis ucraniana, máxime cuando Letonia, Lituania y Estonia, al igual que Ucrania, son ex repúblicas soviéticas.

En Ucrania, Poroshenko afirmó que la tregua vigente desde el 15 de febrero se estaba respetando globalmente, pese a enfrentamientos esporádicos.

"A lo largo de los 485 kilómetros de la línea del frente, ya no hay disparos de artillería, salvo en algunas localidades. En cambio, sí se usan armas de fuego y lanzagranadas" con mayor frecuencia, declaró el mandatario a la televisión.

El conflicto en el este de Ucrania entre separatistas prorrusos y fuerzas leales a Kiev ha dejado más de 6.000 muertos, principalmente civiles, en once meses.

Según Poroshenko, 64 soldados ucranianos murieron desde el 15 de febrero, pese al alto el fuego que forma parte de los acuerdos de paz firmados el 12 de abril en Minsk, tras la mediación de Alemania, Francia y Rusia.

El lunes, después de varios días de relativa calma, Kiev había acusado a los separatistas prorrusos de lanzar un ataque con armamento pesado cerca del puerto estratégico de Mariupol, al sur de la linea del frente, incidente que ilustra la fragilidad de la tregua.

Los militares ucranianos dijeron haber sufrido un ataque en la localidad de Shirokin, a diez kilómetros al este de Mariupol, última gran ciudad controlada por Kiev en el este.

Paralelamente, el comandante de las tropas de la OTAN en Europa, Philip Breedlove, alertó de la 'militarización' de Crimea, la península ucraniana anexionada hace un año por Rusia.

En este contexto, el ministro polaco de Exteriores, Grzegorz Schetyna, lamentó el martes que Suiza le venda sofisticadas redes de camuflaje a Rusia, en medio del conflicto en Ucrania, en un momento en que los países occidentales han impuesto sanciones a Moscú.

Por su parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, afirmó, también este martes, que su país sufre económicamente debido a las sanciones adoptadas por la Unión Europea contra Rusia, las cuales no benefician a nadie.