12 julio, 2015

Srebrenica, Bosnia-Herzegovina. AFP. El primer ministro de Serbia, Aleksandar Vucic, fue víctima el sábado de una pedrada durante la conmemoración de la masacre de Srebrenica , lo que suscitó de inmediato un pedido de disculpa pública de Belgrado, a lo cual accedió rápidamente la presidencia de Bosnia.

De regreso a Belgrado, Vucic confirmó que [[BEGIN:INLINEREF LNCVID20150711_0009]]una piedra lo había golpeado[[END:INLINEREF]] en el labio inferior , pero dijo que “no era nada”, y que seguiría trabajando por la reconciliación entre los serbios y los musulmanes de Bosnia.

“Lamento lo que ha ocurrido hoy (sábado) y lamento que algunos no hayan reconocido nuestra intención sincera de edificar una amistad entre serbios y musulmanes. Mi mano sigue tendida y proseguiré mi política de reconciliación”, declaró Vucic a la prensa.

Ante la petición del Ministerio serbio de Relaciones Exteriores de una “condena pública” al “intento de asesinato” del jefe de Gobierno serbio, la presidencia tripartita bosnia emitió un comunicado en el que condenó “en los términos más firmes y lamentaba profundamente el ataque” contra Vucic.

Asimismo, alabó la asistencia del dirigente serbio a la conmemoración, y pidió que se identificara rápidamente a los autores del ataque.

“(Vucic) vino a vernos para pedirnos perdón, mostrar que tiene corazón, y ahora nosotros vamos a ser considerados como salvajes”, lamentó una de las asistentes al acto.

La Alcaldía de Srebrenica también criticó el lanzamiento de piedras contra Vucic.

“Esto es obra de enfermos mentales que abusaron de este digno evento. Vucic estrechó en sus brazos hoy (sábado) a Munira Subasic, la presidenta de la asociación de Madres de Srebrenica”, dijo a la prensa Camil Durakovic, alcalde de Srebrenica, asegurando que llamaría a Vucic para presentarle sus excusas.

.
.

En la ceremonia para marcar el 20 aniversario de la masacre de 8.000 musulmanes por las fuerzas serbobosnias , se congregaron decenas de miles de personas.

En un ambiente cargado de emoción y de dolor, se enterraron los restos de 136 víctimas recientemente identificadas de la masacre del 11 de julio de 1995.

Un total de 6.241 cuerpos identificados están enterrados en este lugar y otros 230 en otros cementerios.

Vucic, un antiguo ultranacionalista reconvertido en proeuropeo convencido, acababa de depositar una flor ante un monumento con los nombres de las 6.200 víctimas identificadas y enterradas en el memorial.

Antes de acudir a Srebrenica, el dirigente serbio había publicado este sábado una carta abierta en la que definió la matanza como un “crimen monstruoso”.

“No hay palabras para expresar la tristeza y el dolor por las víctimas, ni la ira contra los que cometieron este crimen monstruoso”, expresó Vucic sin emplear la palabra “genocidio”.

En julio de 1995, en una región declarada “zona protegida” por las Naciones Unidas, unos 8.000 adolescentes y hombres musulmanes fueron asesinados por las fuerzas serbobosnias en Srebrenica, en la peor matanza en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.