27 noviembre, 2013

roma. AFP y EFE. El partido Forza Italia , fundado por el ex primer ministro y actual senador Silvio Berlusconi, anunció ayer su retiro del gobierno de coalición de centro-izquierda, liderado por Enrico Letta, en la víspera de un día crucial, cuando se votaría la ley de presupuestos y se tomaría la decisión de retirar o no el escaño que tiene el magnate de las comunicaciones.

“Dejaron de existir las condiciones para seguir cooperando con el Gobierno”, anunció el portavoz de Forza Italia, Paolo Romani, al explicar que no están de acuerdo con la ley de presupuestos que sería votada hoy, y sobre la cual Berlusconi ha dicho que “es inaceptable, defiende solo privilegios”.

La decisión del magnate, de pasar los 66 votos de su partido a la oposición, ya fue comunicada a Letta (del Partido Democrático, izquierda) y al presidente de la República, Giorgio Napolitano.

Sin embargo, todo parece indicar que el Gobierno liderado por Letta tiene mayoría y superará la moción de confianza gracias a los senadores que abandonaron a Berlusconi, encabezados por su exdelfín y actual vice primer ministro Angelino Alfano. “Repetimos que es equivocado sabotear al Gobierno”, insistió ayer Alfano.

Niccolo Ghedini (arriba) y Franco Coppi, abogados de Silvio Berlusconi, dieron ayer en Roma una conferencia de prensa sobre el futuro de su cliente.
Niccolo Ghedini (arriba) y Franco Coppi, abogados de Silvio Berlusconi, dieron ayer en Roma una conferencia de prensa sobre el futuro de su cliente.

Tras votar la ley de presupuestos, el Senado dedicaría las primeras horas de la noche para definir el futuro de Berlusconi , luego de su condena definitiva de cuatro años de prisión por fraude fiscal y, aunque el magnate de 77 años había pedido que el proceso fuera secreto, los votos serán públicos.

En contra. El PD y el Movimiento Cinco Estrellas, que suman 165 senadores de los 321 en total, han expresado su intención de favorecer la salida del ex primer ministro, quien afronta su momento más crítico tras 20 años de ser el líder indiscutible de la derecha italiana.

De prosperar la medida de retirar el escaño y la inmunidad a Berlusconi, sus abogados aseguran que no sería encarcelado.

“Para nosotros esa hipótesis es absurda, una provocación”, aseguró ayer Franco Coppi, quien forma, junto a Niccolo Ghedini, el equipo de abogados del político.