14 mayo
Armin Laschet, principal candidato de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), celebra una fiesta electoral el 14 de mayo de 2017 en Duesseldorf, Alemania occidental, después de las elecciones estatales de Renania del Norte-Westfalia. El partido de la canciller Angela Merkel consiguió una victoria decisiva en una crucial elección estatal, en un golpe devastador a su principal rival cuatro meses antes de una votación nacional.
Armin Laschet, principal candidato de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), celebra una fiesta electoral el 14 de mayo de 2017 en Duesseldorf, Alemania occidental, después de las elecciones estatales de Renania del Norte-Westfalia. El partido de la canciller Angela Merkel consiguió una victoria decisiva en una crucial elección estatal, en un golpe devastador a su principal rival cuatro meses antes de una votación nacional.

Düsseldorf, Alemania

El partido conservador de la canciller Ángela Merkel consolidó el estatuto de favorito para las elecciones legislativas de setiembre, al imponerse en unos comicios clave en el estado más poblado de Alemania y bastión de los socialdemócratas, según las proyecciones.

La derrota del Partido Social Demócrata (SPD) en Renania del Norte-Westfalia (oeste) es un gran desaire además para su líder, Martin Schulz, nacido en la región y quien aspira vencer a Merkel y privarla así de un cuarto mandato.

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Angela Merkel adelantó con casi 34% de los votos al SPD, que con un 30% registró el peor resultado de su historia en la región, según los sondeos de las cadenas de televisión públicas ARD y ZDF, realizados a boca de urna.

"Para Ángela Merkel, esta victoria al cabo de una subida en los sondeos significa que encara las legislativas de setiembre con viento a favor", analizó el semanario Der Spiegel en su página en Internet. Uno de cada cinco electores alemanes vive en Renania.

"Es un día negro" para el SPD, "pero sigue de pie", reaccionó Ralf Stegner, uno de los líderes de los socialdemócratas alemanes, en alusión a la batalla por los escaños de diputados que se anuncia difícil.

"Encaramos la campaña de las legislativas con confianza, con viento a favor. Es por ello que (la elección) en Renania del Norte-Westfalia es un éxito enorme", señaló en cambio, muy satisfecho, Michael Grosse-Brömer, un alto responsable de la CDU.

Al votar el domingo, Schulz admitió que el resultado de esta regional tendría un efecto en la posibilidad de impedir a Merkel, en el poder desde el 2005, obtener un cuarto mandato. "Es una elección que va a influenciar el ambiente (de cara a las legislativas), no se discute", añadió.

Esta es la tercera derrota importante para el SPD en el 2017 luego de las de Sarre y Schleswig-Holstein. Schulz, rezagado por Merkel en los sondeos, necesitaba de una victoria para relanzar su campaña.

Los dos rivales darán conferencias de prensa el lunes en Berlín.