Grupo podría obtener dos escaños en el Parlamento, según encuestas.

 24 febrero
Una joven pasaba enfrente de un cartel de campaña electoral, ayer, en Ámsterdam, Holanda.
Una joven pasaba enfrente de un cartel de campaña electoral, ayer, en Ámsterdam, Holanda.

La Haya

El ultraderechista Geert Wilders encabeza los sondeos para las legislativas del 15 marzo en Holanda, pero un partido dirigido por holandeses descendientes de inmigrantes se propone invertir la tendencia.

La formación Denk (Piensa) quiere combatir el "racismo institucional" creando un registro nacional de las declaraciones racistas y sustituir la "integración" de los inmigrantes por la "aceptación". Afirma ser una respuesta al Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wilders.

Medios de comunicación y opositores lo acusan de dividir y de polarizar a la sociedad.

"Cuando Geert Wilders difunde un fotomontaje de un opositor ¿no está polarizando? Un partido cristiano que dice que su Dios es mejor que el nuestro, ¿eso no es polarización? Jóvenes excluidos de la sociedad a los que se les acusa de ser terroristas porque son musulmanes ¿no es polarización?", afirma el número dos del partido, Farid Azarkan.

"Denk es el partido de todos los holandeses", asegura. "Queremos escribir la historia, bajo la dirección de hijos de inmigrantes, queremos ocupar el lugar que nos corresponde en democracia y eso pasa por el Parlamento".

La agrupación fue fundada en el 2015 por Tunahan Kuzu y Selçuk Öztürk, dos diputados expulsados del partido laborista por haber criticado la política migratoria.

La formación busca el voto de los dos millones de holandeses hijos de extranjeros de fuera de la Unión Europea (UE), de entre los 17 millones de habitantes. Las encuestas le vaticinan entre uno y dos escaños.

Según otra investigación, el 40% y el 34% de las personas respectivamente de origen turco y marroquí tiene la intención de votar por Denk.

En un intento por seducir a los votantes de Wilders, el primer ministro liberal Mark Rutte invitó en una carta abierta "a los que no respetan los valores holandeses" a irse del país.

Para Azarkan, Denk "no es el partido del hombre de piel oscura enfadado sino el de los votantes decepcionados, que por fin tienen la impresión de que un partido puede hacer oír su voz".

Similitudes

Denk y el partido de Wilders tienen programas radicalmente opuestos pero comulgan en otros aspectos.

Los dos son muy activos en las redes sociales. Denk llegó a recurrir a troles, es decir a cuentas falsas, para criticar a sus opositores, lo que obligó a la directiva a disculparse.

Al igual que Wilders, Denk ataca a la prensa y usa fórmulas que sabe que acabarán siendo portada. Y si tiene que llegar a la confrontación para llamar la atención lo hace. Por ejemplo, uno de sus fundadores se negó a estrechar la mano del primer ministro israelí.

Según Geerten Waling, de la universidad de Leiden, Denk representa a "un grupo de turcos relativamente conservadores", que votan por ejemplo en contra de una moción sobre "el genocidio armenio".

Un récord de 28 partidos se presentan a las elecciones de marzo.

Etiquetado como: