19 diciembre, 2013

Jerusalén (AFP).

El papa Francisco realizará una corta visita a Israel y los territorios palestinos a partir del próximo 25 de mayo, en su primer viaje a Tierra Santa desde que asumió su pontificado, reveló el jueves el diario Yediot Aharonot.

El papa Francisco criticó la economía carente de objetivo humano. | AP
El papa Francisco criticó la economía carente de objetivo humano. | AP

Según el periódico israelí, la visita durará apenas 48 horas y las autoridades del Estado hebreo están decepcionadas de su brevedad.

El Papa presidirá la gran misa en Belén, que sería el acontecimiento más importante de su viaje a Tierra Santa.

"La Autoridad palestina será la principal beneficiada, pues ganará más importancia internacional", comentó el sitio de información israelí Ynet.

Las autoridades hebreas lamentan en particular que el pontífice tenga previsto celebrar una misa solamente en Belén, una ciudad palestina autónoma de Cisjordania, pero no en Jerusalén ni en Nazareth (norte), de acuerdo con el reporte de Yediot Aharonot.

El padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, declinó revelar cualquier tipo de agenda, pues "corresponde al Papa decidir y anunciar un viaje de ese tipo".

Admitió, sin embargo, que hubo "preparativos, contactos y una visita" de responsables del Vaticano a los lugares indicados.

El anuncio oficial podría hacerse en las semanas posteriores a Navidad.

El Yediot Aharonot sostiene que la agenda filtrada no es definitiva y que una delegación de la Santa Sede viajó esta semana a Israel para discutir los detalles.

El diario indica que el Papa empezará su periplo el 24 de mayo en Jordania y el domingo 25 irá a a Israel, donde se reunirá con dignatarios religiosos, con el presidente Shimon Peres y el primer ministro Benjamin Netanyahu.

En Jerusalén, visitará los lugares santos del cristianismo, el Muro de las Lamentaciones y el Memorial del Holocausto de Yad Vachem. El 26 irá a Belén.

El Sumo Pontífice, en funciones desde marzo, fue invitado a los lugares santos del cristianismo por Peres y por el presidente palestino Mahmud Abas.

El papa Juan Pablo II había efectuado una peregrinación de seis días a Tierra Santa en el 2000, mientras que Benedicto XVI estuvo cinco días en el 2009.