20 julio, 2013

Ciudad del Vaticano. AFP. El papa Francisco creó ayer una comisión de expertos para estudiar las controvertidas actividades económicas y administrativas de la Santa Sede, en una nueva muestra de su firme voluntad de acelerar las reformas en el Vaticano.

El panel, instaurado con un documento firmado de puño y letra por el Pontífice argentino, se inscribe en una reforma de la curia romana (el gobierno del Vaticano) y de las estructuras centrales de la Iglesia, sacudidas en los últimos años por escándalos de corrupción e intrigas de poder.

La comisión, formada por siete expertos laicos y un solo religioso, empezará a trabajar en agosto y presentará sus propuestas directamente al Papa.

Su objetivo será “evitar el derroche” de recursos económicos, favorecer la “transparencia” en las adquisiciones de bienes y mejorar la gestión del patrimonio mobiliario e inmobiliario de la Iglesia, explicó el portavoz, Federico Lombardi.

Esta comisión colaborará con el grupo consultor formado por ocho cardenales de cinco continentes, los cuales deben reformar la constitución y definir nuevas reglas para la curia romana.

Etiquetado como: