23 marzo
Fieles avanzan de rodillas hacia el Santuario de Nuestra Señora de Fátima, en Fátima, en el centro de Portugal, en esta foto del 13 de mayo del 2014.
Fieles avanzan de rodillas hacia el Santuario de Nuestra Señora de Fátima, en Fátima, en el centro de Portugal, en esta foto del 13 de mayo del 2014.

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco aprobó el decreto que reconoce el milagro atribuido a la intercesión de los llamados pastorcitos de Fátima, los portugueses Francisco y Jacinta Martos, informó la oficina de prensa del Vaticano este jueves.

Tras la aprobación del decreto, los dos niños, que para la Iglesia católica presenciaron las apariciones de la Virgen a inicios del siglo XX en Portugal, podrán ser declarados santos.

No se descarta que la ceremonia de canonización sea celebrada por el papa Francisco durante su visita al santuario de la Virgen de Fátima el 12 y 13 de mayo.

El milagro que permitirá la canonización de los dos pastorcitos es la curación de un niño brasileño.

El decreto reconoce "el milagro atribuido a la intercesión del Beato Francisco Marto, nacido el 11 de junio de 1908 y muerto el 4 de abril de 1919, y de la Beata Jacinta Marto, nacida el 11 de marzo de 1910 y muerta el 20 de febrero de 1920", precisa la nota del Vaticano.

El 13 de mayo los católicos celebran la primera aparición en 1917 de la Virgen a tres niños pastores: Jacinta, Francisco y Lucía en la localidad de Fátima, a unos 100 kilómetros de la capital, Lisboa.

Según la creencia, la Virgen apareció otras cinco veces a lo largo del año 1917 y durante esas apariciones realizó varias profecías, recomendaciones y entregó tres mensajes conocidos como "Los tres secretos de Fátima".

Sor Lucía, la única que sobrevivió de los tres pastorcitos y que murió en el 2005 pocos meses antes de Juan Pablo II, reveló decenios atrás los dos primeros secretos: en el primero se daba una visión del infierno, de las guerras que azotaron a Europa, mientras que el segundo hablaba de cómo reconvertir el mundo a la cristiandad.

El texto del tercer misterio se mantuvo en secreto por muchos años y solo fue revelado en el 2000, precisamente en Fátima.

Según el Vaticano, se refería al atentado que sufrió Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en la plaza de San Pedro, 64° aniversario de la primera aparición de Fátima, y a la lucha entre el comunismo ateo y la iglesia en el siglo XX.