Tres son asiáticos, tres de América Latina, dos de África y un par de Oceanía

 5 enero, 2015
El papa Francisco se dirige a la multitud congregada ayer en la plaza de San Pedro, en la ciudad del Vaticano. Mientras participaba en la oración del Ángelus, anunció la designación de 20 nuevos cardenales, tres de ellos latinoamericanos. | AFP
El papa Francisco se dirige a la multitud congregada ayer en la plaza de San Pedro, en la ciudad del Vaticano. Mientras participaba en la oración del Ángelus, anunció la designación de 20 nuevos cardenales, tres de ellos latinoamericanos. | AFP

Ciudad del Vaticano. AFP, AP y ACAN-EFE. El papa Francisco confirmó su voluntad de abrir la Iglesia católica a las regiones más alejadas de su centro institucional con el nombramiento de 20 cardenales, de los cuales tres provienen de Asia, tres de América Latina, dos son de Oceanía y dos de África.

El domingo, durante la oración del Ángelus, Jorge Mario Bergoglio anunció la nominación, el 14 de febrero, de 20 nuevos purpurados, de los cuales 15 son menores de 80 años y podrán votar en caso de cónclave.

Entre los elegidos figura José Luis Lacunza Maestrojuán, obispo de David, Panamá, con lo cual el Istmo tendrá ahora cuatro cardenales: Óscar Andrés Rodríguez (Honduras), Miguel Obando y Leopoldo Brenes (Nicaragua), y Lacunza.

Dos días antes de la ceremonia solemne de investidura, el Papa examinará, junto con todo el Colegio Cardenalicio, convocado para un consistorio, la reforma de la curia romana , uno de sus mayores desafíos.

De la Curia –el gobierno del Vaticano–, solo ha nombrado como cardenal a uno de sus miembros, el francés Dominique Mamberti, exministro de Exteriores de la Santa Sede.

Cuatro europeos (dos italianos, un español, el arzobispo de Valladolid, Monseñor Ricardo Blázquez Pérez, y un portugués, el patriarca de Lisboa, Monseñor Manuel José Macário do Nascimento Clemente) estarán entre los nuevos cardenales electores.

El jefe de la Iglesia ha vuelto a innovar, como ya hizo en febrero del 2014 , eligiendo a prelados de diócesis de las que nunca había salido ningún cardenal.

El arzobispo de Rangún, monseñor Charles Maung Bo, se convertirá así en el primer cardenal birmano. Con monseñor Francis Xavier Kriengsak Kovithavanij, de Bangkok, y monseñor Pierre Nguyên Van Nhon, de Hanói, el Papa ha reforzado la presencia asiática en el seno del colegio cardenalicio.

El obispo de Tonga, monseñor Soane Patita Paini Mafi, se convertirá en el primer purpurado proveniente del archipiélago oceánico de Tonga. A los 53 años, será al mismo tiempo el cardenal más joven del Colegio.

El año pasado, el papa creó el primer cardenal haitiano de la historia durante su primer consistorio.

Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia (México), Daniel Fernando Sturla Berhouet, arzobispo de Montevideo, José Luis Lacunza Maestrojuán, José de Jesús Pimiento Rodríguez, arzobispo emérito de Manizales (Colombia) y Luis Héctor Villalba, arzobispo emérito de Tucumán (Argentina) representarán el continente latinoamericano.

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, justificó la ausencia de estadounidenses y canadienses argumentando que “su número ya era consistente en el órgano y continúa estable”.

África tampoco fue olvidada: el Pontífice designó al arzobispo de Santiago de Cabo Verde, monseñor Arlindo Gomes Furtado, y al de Adis Abeba, Berhaneyesus Demerew Souraphiel.

Francisco confirmó que no se siente ligado a la tradición de las sedes cardenalicias, que suelen recaer en grandes ciudades, y urbes como Bruselas o Venecia no tienen representante ahora.

El Colegio Cardenalicio crece con cinco nuevos miembros no electores, nombrados por el Papa en recompensa a su trabajo en el seno de la Iglesia.

El 14 de febrero, la asamblea de cardenales pasará a contar con 228 miembros de los cuales 125 son electores para cónclave.

Después de ese consistorio, habrá 34 purpurados electores elegidos por Juan Pablo II, 60 nombrados por Benedicto XVI y 31, por el papa Francisco.

De ellos, 57 provienen de Europa, 17 de Estados Unidos y Canadá, 19 de América Latina, 15 de África, 14 de Asia y 3 de Oceanía.

Más representatividad. Con las nuevas designaciones, el Pontífice sigue trabajando en la modificación de equilibrios en el Colegio Cardenalicio , órgano más importante de la Iglesia, al hacerlo un poco menos eurocentrista.

El Papa resaltó que los nuevos cardenales son “procedentes de 14 naciones de todos los continentes” y que “representan el vínculo inseparable entre la Iglesia de Roma y las Iglesias particulares presentes en el mundo” .

En febrero de 2014, durante el primer consistorio de su pontificado, Francisco nombró a 19 nuevos cardenales; entre ellos, una decena de “la periferia”.

El padre MarioÁngel Flores, rector de la Universidad Pontificia de México, destacó que Francisco “se ha querido acercar a Oriente con los nuevos cardenales asiáticos, y a África”.