13 julio, 2014

Una multitud participa en el encierro con toros en Pamplona. | AP
Una multitud participa en el encierro con toros en Pamplona. | AP

Pamplona, España. AFP. Pamplona lanzó una campaña para detener las agresiones sexuales durante las fiestas de San Fermín, que llenan esta ciudad del norte de España de miles de visitantes dispuestos a correr en los encierros.

Durante el festival del año pasado, televisiones de todo el mundo retransmitieron las imágenes de mujeres subidas a hombros de la multitud, levantándose las camisetas y siendo manoseadas por los hombres de su alrededor. El impacto de estas escenas hizo reaccionar a las autoridades municipales.

“Alguna gente tiene una idea equivocada de lo que es San Fermín. San Fermín no es una barra libre donde puedes hacer lo que quieras y tocar a mujeres libremente”, dijo el concejal Gabriel Viedma, encargado de seguridad.

Por primera vez durante estas fiestas centenarias, se desplegaron unidades policiales dedicadas únicamente a patrullar las calles para prevenir esas agresiones sexuales.

A primera hora del miércoles, un estadounidense de 22 años de New Jersey fue detenido por una agente de paisano, que lo vio manoseando a una mujer en una abarrotada calle del centro de Pamplona.

La policía también grabó el lanzamiento del cohete que abre los festejos el 6 de julio para ayudar en la identificación de los posibles agresores sexuales entre las miles de personas concentradas en la plaza del ayuntamiento.

Bares y restaurantes de esta ciudad se llenaron de carteles con una mano roja sobre un fondo blanco y el eslogan “ Por unas fiestas libres de agresiones sexistas”.