19 febrero, 2016
Delante del edificio del Parlamento, en Pristina, la capital de Kosovo, unos 200 simpatizantes de la oposición pidieron la renuncia del gobierno
Delante del edificio del Parlamento, en Pristina, la capital de Kosovo, unos 200 simpatizantes de la oposición pidieron la renuncia del gobierno

Pristina

La oposición kosovar perturbó el viernes la primera sesión parlamentaria del año lanzando gases lacrimógenos, método que emplea desde octubre pasado para obtener la renuncia del gobierno y frenar el acuerdo de normalización de relaciones entre Kosovo y Serbia.

"El pueblo le dio la espalda a este régimen y el gobierno debe renunciar y responder a la voluntad popular", declaró el líder del movimiento opositor Vetëvendosje! (VV), Visar Ymeri, en un discurso a los diputados antes del inicio de la sesión.

"Es el fin del gobierno" y el primer ministro, Isa Mustafá, y el ministro de Relaciones Exteriores, Hashim Thaçi "deben entenderlo, todos deben entenderlo", dijo Ymeri en el discurso previo que le permitió hacer, fuera del protocolo reglamentario, el presidente del Parlamento Kadri Veseli.

infografia
Kadri Veseli señaló luego el inicio de la sesión, pero inmediatamente uno o dos disputados opositores activaron un cartucho de gas lacrimógeno, provocando la suspensión inmediata de las deliberaciones.

Seis policías, con máscaras de gas, intentaron recuperar el cartucho para impedir que el gas se difundiera en la sala, pero fueron impedidos por los diputados de la oposición.

Delante del edificio del Parlamento, en Pristina, la capital de Kosovo, unos 200 simpatizantes de la oposición pidieron la renuncia del gobierno en medio de un importante dispositivo de seguridad.

Etiquetado como: