10.000 personas pasaron obstáculos de Hungría y se encaminan a Viena

 20 septiembre, 2015

Viena. AFP. Austria espera recibir a cerca de 10.000 migrantes que lograron abrirse paso por los Balcanes hacia el norte de Europa, pese a los intentos de Croacia, Hungría y Eslovenia de frenar el éxodo de refugiados .

Pese a que Hungría cerró su frontera con Serbia y finalizó la colocación de alambradas en los límites con Croacia, muchos migrantes lograron atravesar el país para llegar a Austria.

La policía austriaca esperaba este sábado la llegada de unas 10.000 personas, después de que en la noche del viernes unas 6.700 arribaran al país procedentes de Hungría.

Según un portavoz de la policía austriaca, las autoridades húngaras transportaron a los migrantes en buses hacia dos centros de registro cercanos a la frontera. La mayoría de ellos emprendieron después el camino hacia Austria, sin hallar resistencia de las autoridades húngaras.

A través de los campos, otros migrantes llegaban desde Serbia a Croacia, que pasó a formar parte de las rutas que toman los desplazados luego del cierre de las fronteras en Hungría .

Fuertes medidas. Croacia, que anunció el viernes haber llegado a un punto de “saturación” con la llegada de más de 17.000 personas en tres días, ha presionado a Hungría, enviándole a su frontera a miles de migrantes.

El primer ministro croata Zoran Milanovic dijo que su país, que no pertenece al espacio Schengen, seguiría llevando a migrantes al paso con Hungría.

“Croacia no va a convertirse en el centro de refugiados de Europa”, afirmó Milanovic.

Mientras, Hungría acusa a Croacia de alentar a los migrantes a atravesar “ilegalmente” la frontera.

Hungría terminó este sábado la colocación de alambradas en 41 kilómetros de su frontera con Croacia, pues el resto de los 330 kilómetros de frontera entre los dos países está delimitado por el río Drava, difícil de atravesar.

Budapest, partidario de una línea dura contra los migrantes, ya erigió otra valla en los 175 kilómetros de su frontera con Serbia.

La ministra croata de Exteriores Vesna Pusic calificó de “ironía de la Historia” la colocación de alambradas por Hungría en la frontera con Croacia al recordar, en una entrevista, que “hace 26 años Hungría estaba del otro lado del telón de acero”.

Los migrantes sirios, afganos, iraquíes o eritreos, que llegan de Grecia y Turquía, y suben hacia el norte para intentar arribar a Alemania y otros países de Europa occidental .

El comisario para la Ampliación de la Unión Europea (UE), Johannes Hahn, dijo que Europa debía incentivar a las personas que huyen de la guerra en Siria a que permanezcan en naciones vecinas, mediante ayudas.