11 noviembre, 2015
Las autoridades checas dijeron que las huelgas de hambre no son poco comunes en los centros migrantes.
Las autoridades checas dijeron que las huelgas de hambre no son poco comunes en los centros migrantes.

Praga, República Checa

Docenas de solicitantes de asilo están en huelga de hambre en un centro de recepción de República Checa para protestar por su detención y posible repatriación a sus países de origen.

Unas 44 personas, la mayoría de Irak, se niegan a comer en las instalaciones de Drahonice, al oeste de Praga, según medias.

Los migrantes comenzaron su protesta después de que unos 40 migrantes fueran devueltos desde el centro a otro país europeo, indicó en la radio pública checa el ministro del Interior, Milan Chovanec.

En un comunicado enviado a través de Mikulas Vymetal, un sacerdote protestante, a la agencia local de noticias CTK, los solicitantes de asilo se quejan de que llevan demasiado tiempo detenidos y preferirían morir que volver a su país.

Actualmente hay más de 140 personas en el centro. Las autoridades checas dijeron que las huelgas de hambre no son poco comunes en los centros migrantes.

Más viajes. Miles de refugiados y otros migrantes se reunieron en la frontera de Grecia con Macedonia, esperando para continuar su viaje al norte hacia países más prósperos de la Unión Europea, mientras continuaba la oleada de personas que viajan hacia el continente griego desde las islas orientales del Egeo tras una huelga de transbordadores la semana pasada.

"Mi viaje desde Siria a Grecia llevó 10 días y fue relativamente bueno. Espero que continúe así hasta que llegue a Alemania, dijo Yazan Aluf, de 22 años, mientras esperaba con varios amigos para cruzar la frontera.

Unas 6.200 personas cruzaron entre el martes por la mañana y el miércoles por la mañana, indicó la policía griega.