Autoridades internacionales temen que Rusia prepare tropas

 23 agosto, 2014
Un hijo intenta consolar a su madre después de que resultó herida durante los bombardeos del ejército ucraniano en el centro de Donetsk. Los ataques dejaron al menos a cinco personas fallecidas y a 15 heridos. | EFE
Un hijo intenta consolar a su madre después de que resultó herida durante los bombardeos del ejército ucraniano en el centro de Donetsk. Los ataques dejaron al menos a cinco personas fallecidas y a 15 heridos. | EFE

Kiev. AFP. La jefa del Gobierno alemán, Ángela Merkel, defendió este sábado la [[BEGIN:INLINEREF LNCVID20140823_0003]]integridad territorial de Ucrania[[END:INLINEREF]], advirtiendo que podría adoptar nuevas sanciones en contra de Rusia.

Así lo manifestó durante una visita altamente simbólica a Kiev, en plena escalada de tensiones en el este separatista prorruso.

“El significado de mi visita es demostrar que la integridad territorial de Ucrania es crucial”, añadió en rueda de prensa común con el presidente ucraniano Petro Poroshenko.

“No podemos descartar reflexionar sobre nuevas sanciones si no hay progresos” en la búsqueda de una salida a la crisis en el este del país, donde las fuerzas ucranianas luchan contra los separatistas, agregó la canciller alemana.

“Entre ambos beligerantes es necesario un alto el fuego bilateral y un control efectivo de la frontera entre Rusia y Ucrania”, añadió.

En Kiev, la visita de Merkel, la líder occidental más influyente en visitar al Gobierno ucraniano prooccidental desde el inicio de la crisis, es interpretada como un gesto de apoyo, sobre todo porque ocurre en víspera de la fiesta nacional de independencia de Ucrania.

Al ser preguntada sobre Crimea , la península ucraniana anexada por Rusia en marzo, Merkel calificó la medida de ilegal y añadió que si Europa reconociera las acciones de Moscú como legítimas, toda la integridad territorial del continente se vería amenazada.

Su visita se produce en medio de las condenas internacionales por la entrada a Ucrania, el viernes pasado, de un convoy de 300 camiones rusos que transportaban ayuda humanitaria para la población del bastión separatista de Lugansk.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y la canciller Merkel advirtieron en una conversación telefónica que Rusia estaba desencadenando una peligrosa escalada del conflicto de cuatro meses en Ucrania.

Las grandes potencias temen que Moscú esté preparando el envío de tropas a la zona .

“La visita de Angela Merkel a Kiev en vísperas del Día de la Independencia ucraniana y durante el conflicto armado en el cual está implicado Rusia es una señal de apoyo”, estimó Vassyl Filiptchuk, un analista político.

Otros expertos piensan que Merkel busca llevar a Ucrania a hacer concesiones para ayudar a Vladimir Putin a salvar las apariencias y evitar más sanciones contra Moscú, las cuales comienzan a pesar sobre la economía alemana.

Su visita precede, además, una cumbre regional que se llevará a cabo el martes en Minsk, en la que participarán Vladimir Putin y Petro Poroshenko, así como responsables de la Unión Europea.

El presidente ucraniano declaró que no sacrificaría la soberanía de su país a cambio de la paz en el este, donde el conflicto ha causado más de 2.000 muertos.

Ayuda. Merkel y Poroshenko anunciaron la próxima creación de un fondo especial de 500 millones de euros destinado a la reconstrucción de infraestructuras en el Donbas, la cuenca minera del este de Ucrania devastada por el conflicto entre los insurgentes prorrusos y las fuerzas gubernamentales.

Al menos seis civiles, entre ellos tres miembros de una misma familia, murieron ayer en un bombardeo en el este de Donetsk, bastión de los separatistas prorrusos.

En Lugansk, donde la ayuda rusa fue descargada el viernes, todavía ayer no había comenzado la repartición de las provisiones.

Los primeros camiones del convoy de ayuda enviado por Moscú al este de Ucrania empezaron a regresar a Rusia este sábado.

Etiquetado como: