Los rebeldes consiguieron su objetivo militar tras tomar Debaltsevo. El territorio que controlan es ahora homogéneo, ya que la conquista del mayor centro ferroviario de la región posibilita la unión entre los territorios separatistas de Lugansk y Donetsk.

 19 febrero, 2015
Soldados gubernamentales ucranianos abandonaban ayer la ciudad de Debáltsevo a bordo de vehículos militares, en la región de Donetsk, en el este de Ucrania. | EFE
Soldados gubernamentales ucranianos abandonaban ayer la ciudad de Debáltsevo a bordo de vehículos militares, en la región de Donetsk, en el este de Ucrania. | EFE

Los separatistas prorrusos del este de Ucrania, que consiguieron tomar la ciudad clave de Debaltsevo, condenaron este jueves la decisión de Kiev de pedir el envío de un contingente internacional para mantener la paz en el país.

La canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, François Hollande, y sus homólogos ruso y ucraniano, Vladimir Putin y Petro Poroshenko, denunciaron este jueves "las rupturas del alto el fuego comprobadas en los últimos días" en Ucrania, en una conversación telefónica, según un comunicado del Elíseo.

Los dirigentes acordaron "aplicar con rigor todo el paquete de medidas pactadas el 12 de febrero en Minsk", que prevén un alto el fuego total, la retirada de las armas pesadas del frente y la liberación de prisioneros.

Entretanto, los rebeldes consiguieron su objetivo militar tras tomar Debaltsevo. El territorio que controlan es ahora homogéneo, ya que la conquista del mayor centro ferroviario de la región posibilita la unión entre los territorios separatistas de Lugansk y Donetsk.

Justo después de anunciar la conquista de Debaltsevo, los separatistas indicaron que retiraban las armas pesadas del frente, conforme a los acuerdos de Minsk, que habían violado el domingo.

El presidente ucraniano anunció en la noche del miércoles que pediría el envío de un contingente internacional de paz, bajo mandato de la ONU, para vigilar la frontera entre Rusia y Ucrania, y la línea que separa Ucrania de las regiones separatistas.

Sería "la mejor opción [...] para garantizar la seguridad, en una situación en la que el alto el fuego no es respetado ni por Rusia, ni por los que la apoyan", afirmó Poroshenko.

Un responsable separatista de Donetsk, Denis Puchilin, rechazó este jueves la propuesta de Kiev, al considerar que supondría "una violación de los acuerdos de Minsk". Pidió, además, que Rusia, Alemania y Francia "pusieran otra vez Ucrania en la senda de la paz", en declaraciones a la agencia de prensa Interfax.

La postura de los separatistas coincide una vez más con la de Moscú. Poroshenko intenta "destruir los acuerdos de Minsk" pidiendo fuerzas de paz, acusó el embajador ruso en la ONU, Vitali Churkin.

Etiquetado como: