11 julio, 2015

Madrid. AFP. La Justicia española abrió una investigación contra ETA por delito de lesa humanidad, una decisión inédita, pero calificada este viernes de “simbólica” en un momento en que la organización independentista vasca lleva casi cuatro años sin actividad armada.

En una resolución divulgada el viernes, un juez de la Audiencia Nacional, principal instancia penal española, admitió a trámite las querellas presentadas por varias asociaciones de víctimas por “los delitos de asesinato o secuestro que pudieran haber sido cometidos por miembros de la organización terrorista ETA desde el 1.° de octubre del 2004”, fecha de entrada en vigor de esa figura en el Código Penal español.

El magistrado Juan Pablo González considera que las acciones de ETA se pueden enmarcar dentro de los crímenes de lesa humanidad que contemplan los delitos de asesinato o traslado forzoso, cuando se cometan “como parte de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil o parte de ella, siendo este el elemento que los convierte en crímenes contra la humanidad”.

Peligro. Clasificada como organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, ETA es considerada responsable de 829 muertes en 40 años de atentados por la independencia del País Vasco. En octubre del 2011, anunció el cese definitivo de su actividad armada, pero sigue sin disolverse ni entregar las armas, pese a la exigencia de España y Francia.

El juez González desestimó, sin embargo, investigar a los dirigentes etarras por delitos de “genocidio” como solicitaban las asociaciones de víctimas.

“La diferencia esencial entre los crímenes contra la humanidad y el delito de genocidio es la limitación de los grupos perseguidos y especialmente la exigencia de la intención o propósito de destruir al grupo parcial o totalmente”, explicó.

Menos de una decena de muertes se atribuyen a la organización armada independentista vasca desde el 2004. En ese periodo sus atentados causaron principalmente heridos y daños materiales.