El partido Podemos de Pablo Iglesias amenaza la preponderancia del PP y el PSOE

 5 noviembre, 2014
Pablo Iglesias es el principal líder de Podemos
Pablo Iglesias es el principal líder de Podemos

Madrid

"Terremoto", "tsunami": el fulgurante ascenso en los sondeos electorales de Podemos, pequeño partido de izquierda surgido hace menos de un año del movimiento "indignados", suscita el entusiasmo de los electores decepcionados en una España sacudida por la corrupción.

Por primera vez, una encuesta publicada el domingo por el diario El País situaba a Podemos en cabeza de las proyecciones de voto si se celebrasen ahora elecciones legislativas.

"Nunca antes una formación recién creada había alcanzado una expectativa de voto tan alta como la que Podemos ha logrado en sólo ocho meses de vida", afirmaba el diario.

Y este miércoles, el pequeño partido llegaba en tercera posición —tras las dos fuerzas tradicionales, el conservador Partido Popular (PP) y el opositor Partido Socialista— en las estimaciones recogidas en octubre por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), dependiente del Gobierno.

Según el estudio, si las elecciones fueran hoy el PP conseguiría un 27,5%, el PSOE un 23,9% de los sufragios y Podemos un 22,5%. Sin embargo, según el CIS, Podemos es la primera fuerza política en "intención de voto directo" con el 17,6%, frente al 14,3% para el PSOE y el 11,7% para el PP.

Estos sondeos son "una sacudida", analiza Antón Losada, politólogo de la Universidad de Santiago de Compostela.

Y en su origen, considera, está "la creciente insatisfacción con los partidos tradicionales y su falta de respuesta ante las dos cosas que en este momento más importan a los españoles: la crisis económica y la corrupción".

Podemos "está consiguiendo atraer a aquella gente que cree que el debate efectivamente ya no es tanto entre izquierda y derecha, sino la vieja política contra la nueva política", por lo que atrae a electores de todas las tendencias, considera Losada. Y recuerda que los dirigentes de la pequeña formación denuncian "a la casta" de las élites políticas y económicas.

La primera gran sorpresa, expresada esta vez en las urnas, llegó en las elecciones europeas del 25 de mayo: Podemos, que desde enero unía a varios movimientos de izquierda y a personalidades surgidas de "los indignados", entre ellos profesores de Ciencias Políticas y un exfiscal anticorrupción, logró cinco escaños en el Parlamento Europeo y 1,25 millones de votos.

Impulsada por este resultado, la formación podría beneficiarse de un efecto "bola de nieve" que atraiga a más electores.

Cristalizando el entusiasmo de los militantes está su líder, Pablo Iglesias, un profesor de Ciencias Políticas de 36 años de larga cabellera convertido en una celebridad gracias al discurso articulado que utiliza en numerosos debates televisivos.

"No nos conformamos con llegar hasta aquí, hemos salido a ganar", afirmaba el 18 de octubre ante miles de personas reunidas en una Asamblea Ciudadana destinada a transformar la plataforma Podemos en un verdadero partido político.

Etiquetado como: