23 agosto, 2014
Una nube de ceniza y humo se alza sobre el volcán Grimsvoetn en Islandia, en el 2011. Islandia declaró el sábado alerta roja y limitó el tráfico aéreo sobre la zona tras detectar una erupción subglacial y se teme una explosión en el mayor volcán del país, el Bardarbunga, con 2.000 metros de altura.
Una nube de ceniza y humo se alza sobre el volcán Grimsvoetn en Islandia, en el 2011. Islandia declaró el sábado alerta roja y limitó el tráfico aéreo sobre la zona tras detectar una erupción subglacial y se teme una explosión en el mayor volcán del país, el Bardarbunga, con 2.000 metros de altura.

Reikiavik, Islandia

El volcán Bardarbunga entró en erupción el sábado debajo del mayor glaciar de Islandia después de una semana de actividad sísmica con miles de temblores, informó la Oficina Meteorológica.

La erupción hizo que las autoridades emitieran su mayor nivel de alerta para la aviación, indicativo de amenaza de "una emisión significativa de ceniza en la atmósfera".

La actividad sísmica indica que el magma del volcán está derritiendo el hielo en el glaciar Vatnajokull, precisó la vulcanóloga Meliss Pfeffer. El área remota, a 320 kilómetros al este de la capital Reikiavik está deshabitada pero es popular entre los senderistas.

Pfeffer dijo que no estaba en claro cuándo, si acaso, la erupción derretirá todo el hielo que tiene un espesor de entre 100 y 400 metros, para despedir vapor y ceniza en la atmósfera. Calculó que el hielo puede tardar un día en derretirse, si es que la erupción no queda contenida debajo del mayor glaciar de Europa.

Miles de pequeños sismos habían sacudido el volcán debajo del glaciar desde la semana pasada, y después de una pausa de un día el sábado se reanudó la actividad sísmica.

Las autoridades islandesas declararon una veda de vuelos en una zona de 100 por 140 millas náuticas en torno de la erupción pero no cerraron el espacio aéreo. “Todos los aeropuertos están abiertos y los vuelos a horario", dijo Olof Baldursdotti, del Departamento de Protección Civil.

Una erupción en el 2010 del Eyjafjallajokul produjo una nube de cenizas que provocó una semana de caos en la aviación internacional y obligó a cancelar más de 100.000 vuelos. Desde entonces los reguladores de la aviación han reformado las políticas de vuelos en cielos cubiertos de ceniza, de modo que es improbable que una nueva erupción cause mucho caos.

Los sismólogos dicen que el magma se desplaza debajo del glaciar pero hasta ahora se ha movido horizontalmente a una profundidad de 5 a 10 kilómetros. El volcán entrará en erupción si el magma asciende y derrite el hielo.

Pfeffer dijo que un grupo de científicos sobrevolaba el glaciar el sábado para detectar cambios en la superficie. También vigilaban una estación hidrológica al pie del volcán para determinar si había inundaciones, resultado frecuente de las erupciones volcánicas en Islandia.

Agregó que la cantidad de ceniza producida dependerá del espesor del hielo. "Mientras más espeso sea el hielo, contendrá más agua, y la erupción será más explosiva y producirá más ceniza", afirmó.

Islandia está sobre una falla oceánica y las erupciones son frecuentes, desencadenadas cuando las placas tectónicas se desplazan y el magma subterráneo sale a la superficie.

Etiquetado como: