25 julio
La Croix Valmer, cerca del prestigioso balneario de Saint-Tropez, es uno de los lugares donde el fuego es más difícil de controlar.
La Croix Valmer, cerca del prestigioso balneario de Saint-Tropez, es uno de los lugares donde el fuego es más difícil de controlar.

Carros, Francia

Cientos de bomberos batallaban este martes para apagar varios incendios forestales que han destruido desde el lunes más de 3.000 hectáreas en el sureste de Francia y en la isla de Córcega.

En total, más de 2.000 bomberos y 19 aviones, incluyendo 10 aviones cisterna Canadair, han sido movilizados para apagar las llamas.

Las autoridades francesas solicitaron además a la Unión Europea (UE) el envío de dos aviones cisterna Canadair.

Los incendios, agravados por fuertes ráfagas de viento, obligaron a las autoridades a evacuar a habitantes cuyas viviendas estaban amenazadas por las llamas.

Los fuertes vientos han propagado el fuego.
Los fuertes vientos han propagado el fuego.
Al menos cuatro bomberos han resultado heridos tratanto de controlar las llamas.
Al menos cuatro bomberos han resultado heridos tratanto de controlar las llamas.

En La Croix Valmer, cerca del prestigioso balneario de Saint-Tropez, donde veranean ricos y famosos, se declaró un incendio forestal que el martes seguía siendo "extremadamente violento y difícil de controlar", según autoridades locales.

Los bomberos indicaron que esta región, en donde el viento seguirá soplando este martes, será "la más complicada" de controlar.

Las llamas arrasaron hasta el momento alrededor de 400 hectáreas de bosques en esta zona forestal de la Costa Azul francesa, donde hay varias viviendas.

En Córcega, decenas de bomberos lucharon toda la noche del lunes para controlar el fuego que amenazaba varias casas en la localidad de Biguglia y ha destruido 1.500 hectáreas de esta isla muy turística en plena temporada alta.

"¡Es el Apocalipsis!", dijo a la AFPTV un residente de Biguglia cuya casa estaba rodeada por las llamas.

En los Alpes Marítimos, en donde 80 hectáreas de bosques en Carros quedaron hechas cenizas, el alcalde de la comuna, Charles Scibetta, descubrió el martes "un paisaje lunar".

"¡Es una catástrofe!" Cuando vemos el paisaje y las casas que no están muy lejos... nos salvamos de algo peor", dijo a la radio France Info.

En Ramatuelle, al sur de Francia varios vehículos quedaron calcinados.
En Ramatuelle, al sur de Francia varios vehículos quedaron calcinados.

Cuatro bomberos resultaron heridos combatiendo las llamas en el Var, según medios locales, y 15 policías resultaron ligeramente intoxicados por el humo en Córcega, informaron fuentes policiales.

Por el momento, se desconocen las causas de estos incendios.

El sureste de Francia sufre una sequía desde hace varias semanas, a lo que se suma fuertes vientos que aumentan los riesgos de incendios.

A mediados de julio en Saint-Cannat, en la región de Marsella (sureste), un incendio, probablemente causado por una colilla de cigarrillo, arrasó 800 hectáreas de terreno.

Etiquetado como: