Las iglesias de Gales, Escocia e Irlanda del Norte ya las han ordenado

 21 noviembre, 2013

 James Langstaff, obispo de Rochester, impulsa el proyecto. | .AFP
James Langstaff, obispo de Rochester, impulsa el proyecto. | .AFP

Londres. AFP. El sínodo general de la Iglesia anglicana de Inglaterra abrió ayer la puerta a la ordenación de obispas al apoyar propuestas que podrían ser aprobadas definitivamente en el 2014.

El proyecto, que había sido rechazado en noviembre del año anterior, recibió 378 votos a favor, 8 en contra y 25 abstenciones.

“Apoyo enérgicamente la ordenación de mujeres como obispas y espero que la Iglesia de Inglaterra dé este paso clave para garantizar su lugar como una Iglesia moderna en contacto con nuestra sociedad”, declaró el primer ministro británico, David Cameron.

En noviembre del 2012, el proyecto recibió el aval de obispos y clero , pero topó con la resistencia de los laicos. Desde entonces, la Iglesia de Inglaterra se vio sometida a presiones desde la política y el público para revisar su postura.

Otras iglesias sí. La Iglesia de Inglaterra es la única de las confesiones anglicanas británicas que todavía no puede ordenar mujeres en el episcopado. Sí pueden hacerlo las de Gales, Escocia e Irlanda del Norte.

En el conjunto de la Iglesia anglicana, muy descentralizada, existen ya 27 mujeres que son obispas. La última en ser nombrada, en setiembre, fue Eggoni Pushpalalitha, titular de Nandyal, una diócesis del sur de la India.

Además, hay cuatro en Australia y Nueva Zelanda, cinco en Canadá, una en Cuba, 13 en Estados Unidos, una en Suazilandia y otra en Sudáfrica.

El arzobispo de Gales, Barry Morgan, estimó entonces que “no tenía ningún sentido desde el punto de vista teológico” no permitir la ordenación de mujeres como obispas si ya podían ser sacerdotes y diáconos.

Uno de los partidarios más fervientes de la medida en el seno de la Iglesia inglesa, el obispo de Rochester, James Langstaff, saludó la decisión de este miércoles, pero alertó de que no hay que caer en la “complacencia”.

“Aunque estamos muy animados (...), no es una razón para la complacencia, hay mucho trabajo que hacer antes de los sínodos generales de 2014”, expresó en conferencia de prensa.