Los primeros 16 féretros fueron introducidos en un avión Hércules C-130; mientras que otros 24 los trasladó un avión de transporte militar australiano

 23 julio, 2014
En la gráfica, minutos antes que soldados ucranianos guardan los ataúdes con las víctimas del vuelo MH17 de Malaysia Airlines que serán repatriados en un avión militar durante una ceremonia en el aeropuerto de Járkov.
En la gráfica, minutos antes que soldados ucranianos guardan los ataúdes con las víctimas del vuelo MH17 de Malaysia Airlines que serán repatriados en un avión militar durante una ceremonia en el aeropuerto de Járkov.

Eindhoven

Los dos aviones que transportan los primeros restos mortales de las víctimas del vuelo de Malaysia Airlines MH17, derribado la semana pasada en Ucrania, aterrizaron este miércoles en el aeropuerto de Eindhoven, en el sur de Holanda, observó la agencia de noticias AFP.

"Todo el mundo nos está mirando en estos momentos. Debemos hacer las cosas bien", dijo Hans Docter, el embajador holandés, durante una emotiva ceremonia de despedida que tuvo lugar en el aeropuerto de la ciudad ucraniana de Járkov.

Los primeros 16 féretros fueron introducidos en un avión Hércules C-130, que despegó al mediodía con destino a Holanda, mientras las cajas negras serán enviadas al Reino Unido para esclarecer las causas de la tragedia del Boeing-777 de Malaysian Airlines.

Los presentes, entre los que figuraban representantes de los Gobiernos de Ucrania, Holanda, Malasia, Reino Unido y Australia, guardaron un minuto de silencio, tras lo cual cuatro de los féretros de madera fueron despedidos con honores militares.

Pausadamente, la guardia de honor ucraniana llevó a hombros las cajas hasta el aparato, estacionado en medio de la pista de aterrizaje, donde fueron recogidos por oficiales de la Fuerza Aérea holandesa.

En Amsterdam, de dónde partió el avión siniestrado con destino a Kuala Lumpur, serán recibidos por los familiares de las víctimas y los monarcas de Holanda, nacionalidad de 193 de los pasajeros.

Otro avión de transporte militar australiano con 24 féretros despegó más tarde del aeropuerto de Járkov, ciudad bajo control de las fuerzas gubernamentales adonde los cuerpos llegaron en un tren frigorífico procedente de la vecina región rebelde de Donetsk.

Los expertos esperan completar el traslado de todos los cadáveres este viernes, y después la investigación será coordinada desde Holanda, aunque los trabajos de búsqueda de pruebas prosiguen en la zona cero del siniestro.

"Aún queda mucho trabajo por hacer. Nos hemos comprometido a liderar la investigación sobre las causas de la tragedia", dijo el diplomático holandés, quien prometió que se intentará acelerar el proceso de identificación, que podría llevar semanas.

Las autoridades de Kiev insisten en culpar a los rebeldes prorrusos del derribo del avión el pasado 17 de julio con un misil de fabricación rusa.

"Fue un inhumano acto terrorista. Los culpables de este acto serán castigados", aseguró el viceprimer ministro Vladímir Groisman, jefe del comité de investigación de la catástrofe, durante el acto oficial.

Aunque los insurgentes prorrusos han asegurado que en el lugar del siniestro ya no quedan restos humanos, y solo trozos del Boeing, el primer ministro de Australia, Tony Abbott, dijo hoy que no hay certeza de que se hayan recuperado todos los cadáveres del vuelo MH17.

"Según las primeras inspecciones, no estamos seguros de cuántos cadáveres tenemos. Es bastante posible que muchos cadáveres sigan allí fuera... a merced de la interferencia y los estragos del calor y los animales", señaló.