Hubo intensos combates en horas previas a la cesación de las hostilidades

 15 febrero, 2015

Donetsk, Ucrania. AFP y AP. El cese al fuego que entró en vigor este domingo (ayer en la tarde en Costa Rica) en el este de Ucrania parecía ser respetado y había calma en Donetsk y los frentes de combate del puerto de Mariupol y Debáltsevo, según las autoridades locales e informaciones periodísticas.

Pese a que se escuchaban tiros de armas automáticas hacia las 1:30 a. m. en la capital de Donetsk, no había fuego de artillería, según los periodistas de AFP en el terreno.

Las fuentes militares confirmaron que el cese al fuego era respetado en el puerto de Mariupol, controlado por el Gobierno, y el centro ferroviario de Debáltsevo, después de los fuertes bombardeos el sábado.

La cesación de hostilidades acordada entre Kiev y los rebeldes prorrusos es la primera etapa de un plan de paz destinado a poner fin a un conflicto que ha dejado en el este de Ucrania casi 5.500 muertos en 10 meses .

La entrada en vigor del cese del fuego, a partir de las 00:01 del domingo (4:01 p. m. del sábado, hora costarricense) fue antecedida por combates alrededor de Debáltsevo (65 km al noreste de Donetsk) e intercambios de artillería en el centro de Donetsk, que dejaron tres muertos.

La violencia de los enfrentamientos solo horas antes de la entrada en vigor del cese del fuego, reforzó los temores de que esta tregua sea menos respetada que las anteriores. Minutos antes del inicio del acuerdo todavía se escuchaban disparos de artillería.

Tropas ucranianas se dirigían el sábado hacia la ciudad de Debáltsevo, en la región de Donetsk.
Tropas ucranianas se dirigían el sábado hacia la ciudad de Debáltsevo, en la región de Donetsk.

En un discurso televisado en vivo a la medianoche, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, ordenó a las Fuerzas Armadas suspender sus acciones.

Los residentes de la ciudad de Donetsk, baluarte separatista bajo fuego de las fuerzas ucranianas, dijeron que los disparos de artillería cesaron después de la declaración del alto el fuego.

El acuerdo que se logró el jueves en Minsk tras una noche de negociaciones entre los mandatarios de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia prevé que Kiev y los rebeldes tienen dos días después de la entrada en vigor de la tregua, para comenzar a retirar sus armas pesadas.

En un augurio desfavorable para las perspectivas de cualquier cesación de hostilidades, los rebeldes dijeron que no considerarán como una violación a la tregua ningún combate para la captura de la ciudad.

Los separatistas afirmaron que tienen completamente rodeada a la ciudad y que las fuerzas ucranianas atrincheradas deben rendirse.

Reservistas ucranianos tomaban parte en ejercicios en un centro de entrenamiento cerca de la aldea de Desna, en la región de Chernigiv. | AFP
Reservistas ucranianos tomaban parte en ejercicios en un centro de entrenamiento cerca de la aldea de Desna, en la región de Chernigiv. | AFP

Poroshenko rechazó las afirmaciones de que las fuerzas ucranianas se encuentran aisladas y afirmó que el sábado hubo una rotación de efectivos y que se efectuaron nuevos envíos de municiones.

Autoridades militares dijeron que el frente continuaba sin cambios a pesar de la lucha del sábado.

El gobierno ucraniano difundió ayer una imagen sin fecha tomada desde un satélite en la que se ve una nube negra de cinco kilómetros que flotaba sobre Debáltasevo. El gobierno dijo que la nube era evidencia de la escala del fuego de artillería que los rebeldes disparan contra la localidad.

Amplias franjas de terreno en las regiones de Donetsk y Lugansk fueron el sábado escenario de duelos de artillería.

Por otra parte, funcionarios de la ciudad portuaria de Mariupol, a la que controla el gobierno, dijeron que una serie de ataques con fuego de artillería alcanzaron zonas próximas a durante la mañana del sábado.

Mariupol está ubicada en el mar de Azov y existe la preocupación de que los separatistas, respaldados por Rusia, intenten tomarla como un paso más hacia el establecimiento de un pasillo entre territorio ruso y la península de Crimea, anexiada por Moscú hace 11 meses.