Agrupación acusa a Moscú de querer desatar una ‘Tercera Guerra Mundial’

 27 abril, 2014

SLOVIANSK, Ucrania. AFP. Los países del G7 decidieron nuevas sanciones contra Rusia, las cuales Estados Unidos podría aplicar desde mañana, ante una amenaza de invasión rusa en el este de Ucrania.

Estas medidas fueron anunciadas en Seúl, donde el presidente estadounidense, Barack Obama, se enccontraba de visita.

“Nosotros ya no excluimos una intervención militar rusa en Ucrania en los próximos días”, dijo un diplomático occidental.

Por su parte, el papa Francisco se comprometió ayer a hacer todo lo posible por la paz en Ucrania, al recibir al primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk.

“Yatseniuk decidió acortar su estadía en Roma y regresar a Kiev debido a la situación”, manifestó su vocero, por lo cual no asistirá a la canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II.

El primer ministro ucraniano acusó ayer a la aviación militar rusa de haber violado en varias ocasiones el espacio aéreo ucraniano con el objetivo de obligar a Ucrania a desencadenar la guerra.

Enmascarados activistas prorrusos estuvieron de guardia por una barricada frente a un edificio estatal que fue tomado por separatistas en Donetsk. | AFP.
Enmascarados activistas prorrusos estuvieron de guardia por una barricada frente a un edificio estatal que fue tomado por separatistas en Donetsk. | AFP.

“Mientras Rusia llevaba a cabo maniobras amenazadoras, según los occidentales, en la frontera oriental de Ucrania, los aviones rusos violaron el espacio aéreo ucraniano en varias oportunidades durante las últimas 24 horas”, indicó el Pentágono este sábado.

El viernes, Yatseniuk acusó a Moscú de querer lanzar una “Tercera Guerra Mundial”.

El ministerio de Defensa de Rusia negó ayer esta acusación de que aviones rusos violaron el espacio aéreo ucraniano, según la agencia oficial Itar-Tass.

“Los medios de control rusos no han registrado ninguna violación del espacio aéreo de los países vecinos de Rusia, entre ellos Ucrania”, informó el ministerio.

Captura. En la región, los separatistas declararon ayer que los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que fueron detenidos el viernes en Slaviansk, bastión de los prorrusos, eran espías de la OTAN y serían liberados a cambio de sus propios prisioneros.

Ante la sede de los servicios de seguridad, donde se encuentran retenidos varios representantes de la OSCE y sus acompañantes ucranianos, las barricadas fueron reforzadas con bolsas de arena.

Rusia hará todo lo que esté a su alcance para obtener la liberación de los miembros de esta misión de la OSCE, afirmó el representante ruso ante esta organización europea el sábado.

El G7, integrado por las siete naciones occidentales más industrializadas del mundo, acusó a Rusia de seguir exacerbando las tensiones con una posición cada vez más inquietante y amenazadora.

Rusia llamó al gobierno ucraniano para que pusiera fin inmediatamente a su ofensiva militar, pero Kiev respondió que su operación antiterrorista continuaría, aunque se comprometió a mostrar moderación, ya que seguirán defendiendo a su pueblo.

Etiquetado como: