El listado deberá llenar las expectativas de sus acreedores europeos

 23 febrero, 2015

Atenas

El primer ministro griego Alexis Tsipras conversa con el ministro de Finanzas Yanis Varufakis
El primer ministro griego Alexis Tsipras conversa con el ministro de Finanzas Yanis Varufakis

Las autoridades griegas ya enviaron la lista de reformas que debían presentar para obtener una prórroga de cuatro meses de su plan de ayuda financiera, indicó este lunes una fuente europea.

No hay detalles sobre el paquete, pero si no convencen, el sábado (día en que termina el programa de ayuda concedido a Grecia), la economía helena podría colapsar.

Pero el primer ministro griego, Alexis Tsipras, también podría enfrentarse a la indignación de sus votantes si no lograr cumplir su promesa de acabar con la austeridad que ahoga a diario a miles de griegos, después de años de recesión.

El viernes en Bruselas, al final de otro dramático enfrentamiento entre Grecia y el Eurogrupo, el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, obtuvo el apoyo a la extensión de la ayuda por parte de sus 18 socios europeos.

El acuerdo impulsó los mercados de todo el mundo al alejar el temor a un "Grexit", o salida de Grecia del euro y las bolsas subieron de nuevo el lunes en Asia y Europa.

El pacto, no obstante, estaba condicionado al contenido de la lista enviada el lunes por Atenas, en las que debían figurar medidas convincentes para despejar dudas sobre el cumplimiento por parte de Grecia de sus compromisos de reformas.

"Los fundamentos siguen siendo los mismos: asistencia a cambio de reformas", advirtió el lunes el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, al diario Bild.

Tsipras y su partido Syriza preconizan el fin de la "humillación" y del "círculo vicioso" de recortes exigidos por los acreedores de Grecia a cambio de los dos rescates al país por valor de 240.000 millones de euros.

Su victoria en las elecciones supuso un terremoto en Europa, principalmente en Alemania, donde la canciller Angela Merkel teme que el mensaje antiausteridad cale en otros países europeos y complique aún más la crisis de deuda de la eurozona.

Tsipras planea emplear los próximos cuatro meses en desarrollar un nuevo paquete de reformas que ponga al país en el buen camino, para recuperarse tras años de recesión, recortes y pérdida masiva de empleo.

Pero al mismo tiempo, la dura negociación con Alemania y otros socios de la zona euro le están obligando a ceder, tanto a él como a Varoufakis.

Atenas ha prometido no tomar medidas unilaterales que comprometan sus objetivos fiscales y ha debido abandonar sus planes de obtener unos 11.000 millones de euros adicionales de los fondos de apoyo del Banco Central Europeo (BCE).

Tsipras insistió durante el fin de semana en que su Gobierno ha logrado un "importante éxito en la negociación" al "terminar con la austeridad", pero en el ejecutivo empiezan a surgir grietas.

"No puede haber compromiso entre un esclavo y un conquistador: la única solución es la libertad", dijo el miembro más respetado de Syriza, el héroe de la resistencia antinazi Manolis Glezos. "Me gustaría disculparme con el pueblo griego por participar de esa ilusión".

Entre las medidas propuestas por Atenas, habría un plan de combate del fraude fiscal, mayores impuestos para los más ricos y mano dura con el contrabando de carburante y tabaco.

La Comisión Europea, que forma junto al Fondo Monetario Internacional y el BCE la llamada "troika", y bajo cuya tutela se encuentra Grecia desde 2010, aún no se ha pronunciado oficialmente sobre la lista enviada por Atenas.

Una vez que lo haga, y asumiendo que dé luz verde a las propuestas del Gobierno heleno, la extensión se produciría, siempre y cuando sea aprobada también en los parlamentos de varios países europeos. Pero si las propuestas son rechazadas, Grecia volverá a la casilla de salida: la de soportar una deuda de 320.000 millones de euros.

Mientras, las opciones se acaban: "Si la lista no es aceptada, el acuerdo está muerto", sentenció el viernes Varoufakis.

Etiquetado como: