10 julio, 2015

Atenas AP Grecia presentó este jueves una serie de propuestas a sus acreedores sobre un tercer programa de rescate, en este caso por $59.000 millones, que le permitirían pagar sus vencimientos de deuda y dedicar $35.000 millones a programas de crecimiento.

El paquete aborda las exigencias de los acreedores sobre aumentos al impuesto de ventas y recortes a las pensiones estatales a las que se había resistido el Gobierno griego, de tendencia izquierdista.

Las propuestas elevaron las esperanzas de que Grecia pueda obtener el acuerdo de rescate que impida que el país tenga una salida catastrófica de la eurozona, después de que acreedores cruciales dijeron estar abiertos a dialogar sobre cómo aliviar su carga deudora, un punto espinoso durante largo tiempo en sus conversaciones.

En el texto de las propuestas enviadas por Atenas, el Gobierno cede a exigencias que se había negado a aceptar a cambio de un nuevo paquete de rescate por 53.500 millones de euros ($59.000 millones).

Según el texto de las propuestas publicado por su Gobierno, Grecia desea una solución “para pagar” su enorme deuda pública, que representa 180% del PIB, y un “paquete de 35.000 millones de euros” destinado al crecimiento.

El portavoz de Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, tuiteó que es “importante que las instituciones tomen en cuenta esto en su evaluación” de la situación griega.

Funcionarios financieros de las instituciones europeas y del FMI planeaban revisar las propuestas el viernes, antes de que los 19 ministros de la eurozona las evalúen el sábado. En circunstancias ideales, podrían ser aprobadas el domingo en una reunión de los 28 integrantes de la Unión Europea (UE).

Donald Tusk, quien preside las reuniones de funcionarios de la UE, manifestó que las autoridades europeas harán un esfuerzo para atender la solicitud crucial del Gobierno griego de recibir alivio a su deuda.

Pensionados sin tarjeta de crédito esperan para cobrar en las afueras de una sucursal del Banco Nacional de Grecia, en Atenas. | EFE
Pensionados sin tarjeta de crédito esperan para cobrar en las afueras de una sucursal del Banco Nacional de Grecia, en Atenas. | EFE

“La propuesta realista de Grecia tendrá que ser igualada con una propuesta igualmente realista de los acreedores sobre sostenibilidad de la deuda. Solo entonces tendremos una situación donde todos salgan ganando”, afirmó Tusk.

Desde hace tiempo, Grecia argumenta que su deuda es demasiado elevada como para ser pagada y que el país requiere algún tipo de condonación. El Fondo Monetario Internacional está de acuerdo con ese planteamiento, pero naciones europeas de gran influencia, como Alemania, se han resistido a la idea.

Wolfgang Schaeuble, ministro de Finanzas alemán, dijo el jueves que la posibilidad de algún tipo de alivio de la deuda será sometido a discusión en los próximos días, aunque advirtió de que podría no ser de gran ayuda.

“El margen de maniobra a través de reestructuración de deuda es muy pequeño”, señaló.