4 septiembre, 2015
Decenas de miles de refugiados procedentes de países en conflicto como Siria y Afganistán intentan encontrar asilo en Estados occidentales de la Unión Europea, a los que buscan llegar pasando por Grecia, Macedonia, Serbia y Hungría.
Decenas de miles de refugiados procedentes de países en conflicto como Siria y Afganistán intentan encontrar asilo en Estados occidentales de la Unión Europea, a los que buscan llegar pasando por Grecia, Macedonia, Serbia y Hungría.

Budapest

Gran Bretaña acogerá a otros 4.000 refugiados sirios de los campamentos establecidos en Oriente Próximo, dijo el viernes la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados.

" Obviamente damos la bienvenida a la iniciativa para aumentar los espacios de reasentamiento para sirios en Gran Bretaña. Estos espacios van a ser fundamentales para la vida y el futuro de 4.000 personas " , dijo la portavoz del ente, Melissa Fleming.

Una portavoz de la oficina de prensa del 10 de Downing Street se negó a confirmar o negar la cifra de 4.000 personas, diciendo que hasta la semana que viene no se harán públicos los detalles de la iniciativa.

Por su parte, la guardia costera griega dijo que llevó a cabo 12 operaciones de rescate ante las islas de Lesbos, Samos, Agathonissi, Kalolymnos y Kos. En total rescató a 535 personas entre la mañana del jueves y la del viernes.

La policía austríaca informó que los 71 migrantes cuyos cadáveres fueron hallados en un camión junto a una carretera en Austria la semana pasada probablemente murieron asfixiados, pero tomará varias semanas determinarlo con certeza.

Entre las víctimas, halladas el 27 de agosto en un carril lateral de la autopista principal desde Hungría, había refugiados sirios, iraquíes y afganos, añadió.

Hans Peter Doskozil, el jefe de policía de Burgenland, dijo que en un caso similar anterior, 81 migrantes lograron abrir el camión con una palanca para poder respirar. Doskozil indicó que no se había identificado a las personas y que el trabajo forense tomará varias semanas.

Mientras, en Hungría cientos de refugiados frustrados tras días atrapados en la estación de tren de Keleti de la capital Budapest empezaron a recoger sus pertenencias con la promesa de que llegarán a Viena caminando.

La policía húngara se hizo a un lado y observaba cómo los migrantes, en su mayoría hombres jóvenes, silbaban y cantaban. Dicen estar hartos de estar atrapados en el limbo y se preparan para recorrer a pie los 240 kilómetros (150 millas) que separan la capital húngara de la austriaca. El grupo se reunió rápidamente en medio de una atmosfera de tensión.

Durante días, las autoridades húngaras han impedido que refugiados procedentes de Siria y otros puntos viajen a Austria y Alemania.

Además, los migrantes que esperaban abandonar Hungría a bordo de un tren siguen negándose a bajar del convoy, que está parado en una ciudad húngara, cerca de un centro donde las autoridades piden que se registren.

La policía seguía vigilante el viernes en Bicske, la localidad al noroeste de Budapest que acoge uno de los cinco campos para solicitantes de asilo que ha habilitado el país — instalaciones que los migrantes quieren evitar porque no desean pedir asilo en la económicamente deprimida Hungría.