27 junio
Carles Puigdemont (centro), presidente de la Generalitat.
Carles Puigdemont (centro), presidente de la Generalitat.

Barcelona

El gobierno de la región española de Cataluña anunció, este martes, que el concurso lanzado en mayo para comprar urnas para un referendo sobre su independencia no atrajo candidatos solventes, dificultando la organización de esta consulta rechazada por Madrid.

A principios de mayo, el gobierno independentista de esta región del noreste lanzó un concurso de ofertas para comprar 8.000 urnas electorales, que deberían ser utilizadas en el referéndum anunciado para el 1.° de octubre por el presidente catalán, Carles Puigdemont.

Pero, según informó en rueda de prensa la vocera gubernamental, Neus Munté, ninguna de las dos empresas que se presentaron pudo ser homologada como proveedora oficial "por una cuestión de solvencia económica".

Aún así, "el objetivo de adquisición de urnas por parte del gobierno se mantiene intacto", expresó Munté, asegurando que buscarán "otras vías".

A causa de este concurso, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña inició la semana pasada una investigación contra la responsable gubernamental de Administraciones Públicas, Meritxell Borràs, por presuntos delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos.

El referendo es considerado ilegal por el Tribunal Constitucional español y el gobierno central del conservador Mariano Rajoy asegura repetidamente que impedirá su celebración.

El Tribunal constitucional también ha advertido que toda persona o cargo que participe en su organización podría exponerse a un riesgo jurídico.

Etiquetado como: