2 noviembre, 2014

París. AFP. Drones volvieron a sobrevolar ayer varias centrales nucleares francesas, poniendo en aprietos a las autoridades, que ignoran quiénes organizan estos vuelos y por qué razón.

Grupos ambientalistas pidieron a las autoridades salir “de su silencio” y “dejar de minimizar el riesgo al repetir que estos vuelos no causan problema ninguno”.

El sábado, fuentes del sector indicaron que cinco centrales nucleares francesas fueron sobrevoladas de nuevo el viernes al anochecer por drones , con lo que la suma asciende ya a 15 misteriosos vuelos de este tipo en menos de un mes.

Se trata de las centrales de Penly y Flamanville, en Normandía (noroeste), Saint-Laurent-des-Eaux y Dampierre-en-Burly (centro), así como la de Fessenheim en Alsacia (este), la más vieja de las centrales atómicas francesas.

De acuerdo con la organización ambientalista Greenpeace, los aviones robot sobrevolaron seis centrales y no cinco, ya que también lo hicieron sobre la planta de Belleville-sur-Loire (centro).

El Ministerio del Interior y el grupo energético EDF se negaron a comentar estas informaciones.

EDF (Electricidad de Francia), que tiene a su cargo las centrales, y la gendarmería habían indicado el viernes que dos centrales nucleares habían sufrido sobrevuelos de drones el jueves por la noche , sin que hubiera amenaza a la seguridad de las instalaciones.

Planta nuclear de Cattenom, situada en el este de Francia. | AFP
Planta nuclear de Cattenom, situada en el este de Francia. | AFP

“Los artefactos no fueron neutralizados porque no representaban una amenaza directa” para la seguridad de las instalaciones atómicas, argumentó un portavoz de la gendarmería.

Tal como sucedió en los casos anteriores, la empresa tiene intenciones de presentar una demanda, afirmó EDF.

Siete centrales ya habían sido sobrevoladas por aviones sin piloto durante el mes de octubre, en incidentes “sin consecuencias”, según EDF.

Sin embargo, esto volvió a plantear la cuestión de la seguridad de las instalaciones vinculadas a la energía atómica.

El Ministerio del Interior consideró el jueves que esos sobrevuelos, “todos detectados”, “no representan ningún peligro para la seguridad de las instalaciones sobrevoladas, que deben resistir a ondas sísmicas de fuerte magnitud o a choques de aviones de línea”.

En cambio, para Yannick Rousselet, de la organización ambientalista Greenpeace, “la magnitud de estas operaciones y los medios materiales que se usan son cada vez más preocupantes”.

“Ahora, el Ministerio del Interior tiene que salir de su silencio y dejar de minimizar el riesgo repitiendo que estos vuelos no causan problema ninguno”, agregó.

Por su parte, el colectivo Salir de la Energía Nuclear denunció una “actitud de denegación” de las autoridades que calificó de “irresponsable”.

“El choque de un dron podría constituir una amenaza para la seguridad” de las centrales, agregó.

Francia, segundo productor mundial de electricidad de origen nuclear, posee 19 centrales con 58 reactores.