Atenas tiene que presentar el lunes un plan de reformas estructurales

 21 febrero, 2015

Bruselas. AFP. La zona euro acordó ayer con Grecia extender cuatro meses el plan de financiamiento para el país, terminando así con semanas de tensión, luego que Atenas hizo concesiones y aceptó condiciones estrictas, como la presentación de una lista detallada de reformas el lunes.

Tras una jornada de duras negociaciones en Bruselas, los 19 ministros de Finanzas del Eurogrupo aceptaron extender el plan de ayuda para Grecia , asegurando así su financiación a corto plazo y alejando el fantasma de una salida del euro.

“La reunión fue intensa porque se trataba de construir la confianza entre nosotros”, dijo el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, después que la entidad aceptó extender el programa de ayuda financiera a Grecia, el cual expiraba a finales de febrero.

Otra etapa. Para el ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, este acuerdo marca una nueva etapa para las relaciones entre Grecia y la Unión Europea, después de las duras condiciones impuestas para Atenas, que ya recibió dos rescates financieros , con el objetivo de aplacar una crisis de financiamiento que también amenazaba la moneda única.

“Hoy es un momento crucial porque durante cinco años Grecia ha estado sola, aislada en el Eurogrupo. Hoy ese aislamiento se ha roto”, manifestó Varufakis, cuyo gobierno afirma que las duras medidas de austeridad impuestas tras el rescate lastraron la economía y volvieron inmanejable el control de la deuda. Aunque advirtió de que si la lista final de reformas no es acordada, “este acuerdo está muerto”.

“La primera condición es que Grecia presente una lista de reformas estructurales (...), que deberá estar lista el lunes”, afirmó Dijsselbloem.

El gobierno de Alexis Tsipras presentará su plan de reformas para la nueva etapa, dando prioridad a los cambios que presentan más puntos comunes con la UE, como la lucha contra la evasión fiscal y la corrupción, y la reestructuración de la Administración Pública y la respuesta a la crisis humanitaria que sufre el país, dijo una fuente del Gobierno griego, en Atenas.

Los ministros de Finanzas de Grecia,Yanis Varufakis (derecha); de Francia, Michel Sapin (centro), y de España, Luis de Guindos Jurado, conversan durante la reunión del Eurogrupo ayer en Bruselas. | AFP
Los ministros de Finanzas de Grecia,Yanis Varufakis (derecha); de Francia, Michel Sapin (centro), y de España, Luis de Guindos Jurado, conversan durante la reunión del Eurogrupo ayer en Bruselas. | AFP

Los mercados celebraron el anuncio y el Dow Jones de la bolsa de Nueva York marcó un máximo histórico el viernes, al aplacar los miedos acumulados en las últimas semanas de que se produjera un Grexit (que Grecia quedara fuera del pacto monetario).

Los dos intentos previos de llegar a un acuerdo habían fracasado, en medio de duras acusaciones desde Grecia de que Alemania bloqueaba el acuerdo.

Para facilitar un consenso, la zona euro organizó una mediación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea entre el titular de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, y su homólogo griego, que mantienen malas relaciones.

El Gobierno de Berlín defendía que Atenas debe seguir saneando sus finanzas públicas y ejecutar las reformas estructurales que le exigieron a cambio de los dos planes de rescate otorgados por unos 240.000 millones de euros (unos 273.000 millones de dólares).

Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel, había dicho este viernes más temprano que desde que hay “un programa para Grecia, la acción política tiene como objetivo mantener a Atenas en la zona euro”.

“Grecia está en la zona euro” y “debe seguir en la zona euro”, afirmó el presidente francés, François Hollande, tras un almuerzo en París con la canciller, antes iniciarse el Eurogrupo.

La postura inicial del gobierno de izquierda radical griego, que asumió el 25 de enero, estaba orientada a aumentar la liquidez para adoptar reformas sociales, que entran en contradicción con el duro programa de austeridad impuesto a Atenas tras el rescate.