Candidato ganador propone una globalización con derechos sociales

 7 mayo

Bruselas. AFP. La Unión Europea, debilitada por la próxima salida de Gran Bretaña del grupo ( brexit ) y el auge de los movimientos eurófobos de extrema derecha, respiró tranquila este domingo al conocerse el triunfo del centrista Emmanuel Macron en Francia.

“Feliz de que los franceses hayan elegido un futuro europeo”, tuiteó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien deseó una colaboración fructífera con el nuevo presidente por “una Europa que proteja y defienda” a sus ciudadanos.

Macron, un europeísta convencido, se presentó con el himno europeo de fondo ante miles de seguidores reunidos en París, congregados para celebrar su victoria electoral.

Nada más conocerse la victoria, una explosión de alegría recorrió la explanada del Louvre de París llena de militantes de ¡En Marcha! que agitaban la bandera nacional. “¡Hemos ganado!”, coreaban.

“Es un símbolo de esperanza. Es como Obama hace ocho años. Es la juventud, la oportunidad”, dijo Jean-Luc Songtia, un taxista de 36 años.

Con entre el 65 y 66,1% de los sufragios, este exbanquero reemplazará al socialista François Hollande, del que fue ministro de Economía.

Grandes retos. “Esta noche se abre una nueva página de nuestra larga historia. Quiero que sea la de la esperanza y la de la confianza recuperadas”, declaró Macron.

El futuro presidente liderará una Francia muy dividida políticamente entre las zonas urbanas (privilegiadas y reformistas) y las desheredadas (tentadas por los extremos).

Macron, que no parece temer a los desafíos, tiene varios por delante de gran calado como un desempleo endémico de 10%, la lucha antiterrorista y la crisis de la Unión Europea (UE).

“Combatiré las divisiones que nos lastran”, declaró en un discurso solemne, asegurando que había escuchado “la ira, ansiedad y dudas” de sus compatriotas.

Aunque su contrincante Marine Le Pen, de 48 años, pierde por amplio margen, no es una derrota en toda regla para ella ni para su partido -el Frente Nacional (FN)- que ha convencido a entre el 33,9% y el 35% del electorado con promesas en contra de la inmigración y el euro.

Por Europa. La visión de Juncker fue compartida por su homólogo de la Eurocámara, Antonio Tajani, quien llamó a trabajar inmediatamente para cambiar el bloque y a no subestimar el hecho de que muchos electores votaron por Le Pen.

“La tarea no será fácil”, reconoce en una nota Charles Lichfield, analista de Eurasia Group, en un momento en que la UE busca dar un nuevo impulso al bloque tras el divorcio con Reino Unido, probablemente a finales de marzo de 2019.

Lichfield explica que la victoria pone a Macron en una posición vulnerable. “Se sublevó contra los ataques de Le Pen contra la globalización, la UE y la ‘apertura’. Ahora tiene la responsabilidad de demostrar que esto valía la pena”, agrega.

El investigador del European Policy Centre, Robin Huguenot-Noël, cree que Macron deberá demostrar que la adhesión a la UE “puede ser también una herramienta eficaz para gestionar las fuerzas negativas de la globalización”.

Derechos sociales. Macron propone incluir en todos los acuerdos comerciales del bloque “un punto de cooperación fiscal, así como cláusulas sociales y medioambientales vinculantes”.

Además, promete que “exigirá” la puesta en marcha de una base de derechos sociales europeos que defina “los estándares mínimos en materia de derechos a la educación, de cobertura sanitaria, seguro de desempleo o salario mínimo”.

Para la politóloga Amandine Crespy, del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad Libre de Bruselas, su programa europeo propone “sobre todo profundizar en aquello que ya existe y que podría, según el, hacer que la UE funcione mejor”.

Nada nuevo. La lógica de Macron, para quien Francia debe ser económicamente fuerte para poder serlo políticamente y ejercer de “contrapeso” dentro de la UE en colaboración con Alemania, convence a muchos de sus socios europeos.

“Es un programa de reformas en adecuación casi perfecta con el marco europeo. Por eso su elección tranquiliza”, asegura Crespy.

Macron será el presidente más joven de la historia de Francia, por delante de Luis Napoleón Bonaparte, quien tenía 40 años cuando fue elegido en 1848, y uno de los más jóvenes del mundo.