7 septiembre, 2015

Bruselas AFP Tras la conmoción provocada por la imagen de un niño sirio ahogado en una playa de Turquía , las autoridades europeas están más que nunca bajo presión para luchar contra cerca de 30.000 sospechosos de traficar con personas.

“Es nuestra principal prioridad, sin ninguna duda, no solamente para la Oficina Europea de Policía (Europol), sino para todos los Estados miembros de la UE ”, explica Robert Crepinko, responsable de la lucha contra el crimen organizado.

Crepinko explicó que el tráfico de personas no solo implica un riesgo inmenso para los refugiados . “Este negocio de la muerte, que mueve millones de dólares, se nutre de la desesperación de las personas que huyen de la guerra y de la pobreza en países como Afganistán, Siria, Eritrea o Somalia”, agregó.

Las bandas, cada vez más organizadas, utilizan las redes sociales, conocen bien las rutas y usan métodos expeditivos para organizar el éxodo masivo de refugiados y migrantes en dirección a Europa.

Refugiados cruzan la frontera entre Macedonia y Grecia. | EFE
Refugiados cruzan la frontera entre Macedonia y Grecia. | EFE

Desde marzo, las autoridades europeas han identificado cerca de 30.000 sospechosos en toda Europa, de los cuales 3.000 operan en el Mediterráneo. Muchos de los presuntos traficantes son originarios de países no miembros de la UE con los cuales Europol intercambia información, asegura Crepinko.

Muy lucrativo. Estas bandas ganan mensualmente cerca de 7,5 millones de euros, centrándose en organizar el tránsito de ciudadanos sirios hacia Europa . Los refugiados llegaban a Grecia vía marítima, terrestre y aérea con papeles turcos falsos.

El tráfico de personas, combinado a veces con la explotación sexual y laboral, es probablemente el negocio más rentable de todas las actividades delictivas, por encima de los negocios como las armas y las drogas, afirma la portavoz de la agencia europea de vigilancia de fronteras Frontex, Izabella Cooper.

Según las autoridades europeas, los traficantes se sirven cada vez más de las redes sociales, entre ellas Facebook, para negociar los precios y organizar los trayectos de los migrantes.

Etiquetado como: