6 marzo
Avigdor Lieberman, ministro de Defensa de Israel.
Avigdor Lieberman, ministro de Defensa de Israel.

Jerualén

Estados Unidos le advirtió a Israel que si impone su soberanía sobre Cisjordania provocaría "una crisis inmediata" con el gobierno de Donald Trump, reveló el lunes el ministro de Defensa israelí.

"Recibimos un mensaje directo —no un mensaje indirecto, no una insinuación— de Estados Unidos. Imponer la soberanía israelí en Judea y Samaria significaría una crisis inmediata con el nuevo gobierno", dijo el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, al inicio de una reunión de la comisión parlamentaria de Defensa y Relaciones Exteriores. Judea y Samaria es el nombre bíblico para Cisjordania, la tierra capturada por Israel en la guerra de 1967 y que el país sigue ocupando.

El ministro respondía a una entrevista con el legislador Miki Zohar, del partido Likud del primer ministro Benjamín Netanyahu, en la que este rechazó la idea de un estado palestino y defendió una solución de "un estado" donde los palestinos serían ciudadanos israelíes.

Ciudadanos de segunda. "La solución de dos estados está muerta", expresó a Zohar a i24NEWS, un canal televisivo israelí. "Lo que queda es una solución de un estado, con los árabes aquí, no como ciudadanos plenos, porque la ciudadanía plena puede dejarles votar para el Parlamento. Ellos tendrían los derechos de todo ciudadano, excepto votar para el Parlamento", indicó.

"Ellos podrían votar y ser elegidos en sus ciudades bajo autonomía administrativa y bajo soberanía israelí, y con completo control de seguridad", puntualizó Zohar.

Lieberman afirmó que recibió llamadas telefónicas "de todo el mundo" sobre si la propuesta de Zohar reflejaba la posición del gobierno israelí. Dijo que imponer la soberanía israelí a Cisjordania significaría enfrentar la carga financiera de proveer a los palestinos salud pública y otras prestaciones. Llamó a la coalición gobernante a "dejar muy claro que no existe la intención de imponer la soberanía israelí".

En un alejamiento radical de la posición tradicional de Washington, el presidente Trump no ha adoptado explícitamente la solución de dos estados para el conflicto palestino-israelí, en la cual Israel terminaría su ocupación de Cisjordania y se establecería un estado palestino independiente junto a Israel. Trump dijo el mes pasado que él apoyaría cualquier solución aceptable para ambas partes.