19 marzo, 2015

Madrid

El número de españoles fuera del país volvió a aumentar en el 2014, un 6,1% hasta casi 2,2 millones, entre ellos jóvenes que, afectados por el desempleo, optan por la emigración e inmigrantes que regresaron a su tierra, según cifras oficiales publicadas este miércoles.

El 1.° de enero de 2015, eran 2,183 millones los españoles que vivían en el extranjero, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), 124.995 más que un año antes.

Esta tendencia al alza refleja en parte el retorno de numerosos inmigrantes llegados a España, muchos desde América Latina, para trabajar cuando el país disfrutaba de un fuerte crecimiento antes de verse golpeado por la crisis: seis de cada diez personas que dejaron el país en el 2014 nacieron en el extranjero y obtuvieron la nacionalidad española después.

De las nuevas inscripciones en el registro de españoles residentes en el extranjero "realizadas durante el 2014 la mayor parte correspondió a residentes en América (un 61,6%) y a nacidos en el país de residencia (un 56,0%)", señaló el INE en un comunicado.

Golpe del desempleo. La partida de numerosos españoles en busca de trabajo en un momento en que el desempleo golpea aún a un activo de cada cuatro explica también este alza.

Así, el número de españoles que viven en el Reino Unido aumentó un 12% en el 2014 (91.316), un 6,6% en Alemania (130.279) y un 3,9% en Francia (223.636).

Manifestantes toman parte en una marcha en demanda de vivienda decente en Sevilla, después de de haber hecho lo mismo en otras localidades andaluzas como Lebrija, Las Cabezas de San Juan, Los Palacios y Dos Hermanas.
Manifestantes toman parte en una marcha en demanda de vivienda decente en Sevilla, después de de haber hecho lo mismo en otras localidades andaluzas como Lebrija, Las Cabezas de San Juan, Los Palacios y Dos Hermanas.

Pero creció de forma mucho más espectacular en Ecuador (27,6%, con 40.645 residentes españoles en el 2014), Bolivia (23,4%, 10.678) y Colombia (20,9%, 26.749).

Los españoles en edad de trabajar, entre los 16 y los 64 años, son con gran diferencia los más numerosos fuera de su país, representando el 62,7% del total.

Por destinos, se concentran en América (1,4 millones) y en Europa (730.839).

En los años 2000 con el boom inmobiliario, España se convirtió en tierra prometida para muchos inmigrantes: si en 1986 los extranjeros eran oficialmente 293.000 en una España que salía de décadas de dictadura franquista (1939-1975), en el 2012 eran 5,2 millones de 47 millones de habitantes.

Con la explosión de la burbuja inmobiliaria y la crisis, el flujo se invirtió. Muchos inmigrantes regresaron a sus países y numerosos españoles emprendieron el camino de la emigración.