9 octubre, 2015

Londres

La enfermera británica contagiada con el virus del ébola, que fue aislada este viernes en un hospital de Londres tras haber sido dada de alta el pasado enero, se encuentra en estado "grave", informó el Royal Free Hospital de la capital británica.

Pauline Cafferkey, escocesa de 39 años, fue trasladada esta madrugada en un avión militar desde Glasgow al haber sufrido una "inusual complicación" relacionada con la enfermedad.

Pauline Cafferkey pasó tres semanas en la unidad de aislamiento en el Royal Free Hospital y llegó a estar en estado crítico antes de recibir un tratamiento experimental con plasma sanguíneo.
Pauline Cafferkey pasó tres semanas en la unidad de aislamiento en el Royal Free Hospital y llegó a estar en estado crítico antes de recibir un tratamiento experimental con plasma sanguíneo.

Las autoridades sanitarias británicas afirmaron que el virus está presente en su organismo, al tiempo que subrayaron que el riesgo de contagio es bajo.

La enfermera contrajo el ébola cuando trabajaba como sanitaria en Sierra Leona con la organización humanitaria "Save the Children" para tratar de contener el brote de la enfermedad que afectó al África occidental.

Cafferkey pasó tres semanas en la unidad de aislamiento en el Royal Free Hospital y llegó a estar en estado crítico antes de recibir un tratamiento experimental con plasma sanguíneo de otro enfermo británico, el también sanitario Will Pooley.

Los protocolos en vigor en el Reino Unido indican que cualquier persona diagnosticada con ébola debe ser trasladada lo antes posible a la unidad de aislamiento preparada en ese centro de la capital británica.

En un comunicado, el hospital confirmó esta mañana que la enfermera ha sido ingresada debido a una "inusual complicación tardía relacionada con su previa infección con el virus del ébola".

"Será tratada en la unidad de alto nivel de aislamiento de acuerdo con las pautas nacionales establecidas", señala la nota del centro.

Etiquetado como: