29 octubre, 2013

Buenos Aires. EFE. El silencio de la presidenta argentina, Cristina Fernández, sobre el revés sufrido por el oficialismo en los comicios legislativos del domingo, desató especulaciones sobre la posibilidad de que no regrese al poder, rechazados ayer por miembros del Gobierno y allegados políticos.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, consideró “temerarias” esas versiones y aseveró a una emisora que la jefa de Estado “está recuperándose y va a volver a reintegrarse sin ningún tipo de inconveniente cuando termine el periodo de recuperación” de la operación a la que se sometió el pasado 8 de octubre.

Por su parte, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, pidió a los distintos sectores del país “prudencia” a la hora de hablar sobre el estado de salud de la presidenta, que fue operada para drenarle un hematoma en la cabeza .

Fernández, quien debe guardar 30 días de reposo por orden de los médicos, fue la gran ausente de la jornada electoral.

Poco se sabe de cómo vivió la presidenta, de 60 años, la derrota de su partido, el Frente para la Victoria (FPV), en los cinco principales distritos del país, entre ellos la provincia de Buenos Aires, donde su exjefe de gabinete y actual alcalde de Tigre, Sergio Massa, se impuso por 12 puntos al oficialista Martín Insaurralde.

Sin embargo, medios locales, como el diario La Nación , apuntan a que la mandataria dirigió desde su retiro el evento del oficialismo, anoche, en un hotel capitalino.