12 enero

Ginebra

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó este jueves que un acuerdo para el fin de décadas de división en Chipre está próximo, tras haber presidido el inicio de una conferencia internacional destinada a sentar las bases de un futuro Estado federal chipriota.

"Estamos llegando muy cerca de un acuerdo", dijo Guterres a los periodistas en Ginebra, en su primer viaje oficial como secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Aún así, "no debemos esperar milagros o soluciones inmediatas. No esperamos un arreglo final rápidamente", y el objetivo es hallar "una solución sólida y sostenible para la República de Chipre ".

La conferencia, destinada a solucionar un conflicto de más de 40 años, estuvo precedida de intensas negociaciones entre las delegaciones de las comunidades griega y turca de la isla del Mediterráneo.

En ella participan los ministros de Relaciones Exteriores de los tres países "garantes" de la seguridad de la isla: Grecia, Turquía y Reino Unido, expotencia colonial, Nikos Kotzias, Mevlut Cavusoglu y Boris Johnson respectivamente.

También asistieron el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea.

Por primera vez desde la división de Chipre, hace 42 años, los chipriotas griegos y turcos intercambiaron los mapas de un futuro estado federal, el miércoles por la noche.

Los documentos fueron entregados al mediador de la ONU, el diplomático noruego Espen Barth Eide, que precisó que serían conservados en una caja fuerte en la ONU.

"Es un momento muy importante, histórico", dijo el diplomático noruego. "Nunca tuvimos en el pasado un intercambio de mapas", añadió.

El mediador, que sigue las negociaciones desde la reactivación del proceso de paz en mayo del 2015, afirmó que los documentos no se difundirán públicamente "debido a la sensibilidad del tema".

Un país, dos sectores. La isla está dividida desde el fallido golpe de Estado de 1974, cuyos promotores querían anexar Chipre a Grecia.

Desde entonces, la República de Chipre, admitida en la Unión Europea en el 2004, ejerce su autoridad solo en la parte sur, donde viven los chipriotas griegos.

Los chipriotas turcos viven en el norte, donde ejerce su soberanía una República Turca de Chipre del Norte, reconocida solamente por Turquía.

La división del país provocó el éxodo entre el norte y el sur de decenas de miles de chipriotas griegos y turcos que esperan, si se llega a un acuerdo, recuperar las propiedades que tuvieron que abandonar.

Las diferencias cartográficas entre griegos y turcos sobre el futuro estado federal de Chipre no van más allá del "uno por ciento".

Los turcochipriotas, ampliamente minoritarios, controlan el 36% del territorio de la isla.

La parte griega estaría dispuesta a otorgarle a la minoría turca el control del 28,2% del futuro estado federal, indicaron medios de prensa chipriotas. La parte turca reclama por su parte 29,2% del territorio.

"Todas las cuestiones" se abordaron desde el lunes, sobre todo "las más difíciles"; es decir, el gobierno del futuro estado, la seguridad de las dos entidades, las propiedades expoliadas y, por supuesto, la división del territorio.

"Estoy absolutamente convencido de que es la mejor oportunidad" para reunificar la isla, declaró Espen Barth Eidemoi, que agregó que el futuro Estado chipriota será miembro de la Unión Europea (UE).

Si las partes llegan a un acuerdo se someterá a una consulta popular en las dos partes de la isla, recordó el mediador de la ONU, sin decir cuándo.

"No necesitamos irnos de Ginebra con una fecha de referendo", afirmó.