Tan sólo en un día, la policía de este distrito al oeste de la capital rusa ha multado a 240 personas por vulnerar el régimen migratorio de Rusia y ha incoado 68 casos penales por falsificación de documentos y otros 13 por organización de la inmigración ilegal.

 15 agosto, 2013

Al menos 4.650 extranjeros han sido detenidos en el marco de la operación policial “Inmigrante ilegal” en dos distritos de la región de Moscú, 1.800 de ellos ayer en una redada masiva en los mercados de abasto y materiales de obra de Odintsovo, informaron hoy las autoridades rusas.

Tan sólo en un día, la policía de este distrito al oeste de la capital rusa ha multado a 240 personas por vulnerar el régimen migratorio de Rusia y ha incoado 68 casos penales por falsificación de documentos y otros 13 por organización de la inmigración ilegal.

Otros 2.850 inmigrantes ilegales fueron detenidos en los últimos dos meses en la ciudad de Liúbertsi, anexa a Moscú y una de las más grandes de la región homónima de la capital del país.

Las autoridades de Moscú y de la región que la rodea han detenido a miles de personas en los últimos meses en una campaña sin precedentes contra los inmigrantes ilegales, desatada en vísperas de las elecciones municipales y regionales convocadas para el próximo mes de septiembre.

Las noticias sobre la detención de miles de extranjeros en Moscú se suceden día tras día desde hace tres semanas, cuando la paliza que propinó a un policía moscovita un hombre oriundo de Daguestán (república rusa del Cáucaso Norte) sirvió de pretexto a las autoridades para iniciar redadas masivas contra la inmigración ilegal.

Tres cuartas partes de los rusos ven con malos ojos a los inmigrantes y se manifiestan a favor de endurecer las leyes que regulan la entrada de la mano de obra extranjera en el país.

Los ánimos contra los inmigrantes ilegales, sobre todo los que proceden de los países de Asia Central (Tayikistán, Uzbekistán y Kirguizistán) , son especialmente fuertes en Moscú, donde viven según algunas estimaciones hasta 2,5 millones de extranjeros.

“Las personas que hablan mal el ruso, que tienen una cultura totalmente distinta, es mejor que vivan en su país. Creo que Moscú es una ciudad rusa y debe seguir siendo así. Ni china, ni tayika ni uzbeka”, dijo el alcalde en funciones de Moscú, Serguéi Sobianin, días después de convocar elecciones anticipadas a la alcaldía.

Etiquetado como: