Entre las transferencias se encuentra la potestad para fijar y recaudar el impuesto sobre la renta

 22 enero, 2015
 El primer ministro británico, David Cameron, pronuncia un discurso en Dynamic Earth en Edimburgo, Escocia
El primer ministro británico, David Cameron, pronuncia un discurso en Dynamic Earth en Edimburgo, Escocia

Londres

El primer ministro británico David Cameron presentó en Escocia el proyecto de ley que permitirá la cesión de más poderes a esta región del norte, como prometió si el "no" ganaba en el referendo de independencia.

Cameron dijo que el proyecto de ley convertirá al parlamento escocés en "uno de los parlamentos con más competencias del mundo".

El proyecto incluye transferencias que harán que Escocia fije y recaude el impuesto sobre la renta, con algunas limitaciones, porque, por ejemplo, el montante máximo permitido de desgravaciones será fijado por Londres.

"Por primera vez, la mayoría del dinero que el Parlamento escocés gasta será dinero recaudado en Escocia", dijo Cameron en un discurso en Edimburgo.

"Una Escocia fuerte, con su propia identidad y sus propios poderes, todo ello en el marco de la seguridad y la protección del Reino Unido", agregó.

La jefa del gobierno regional, Nicola Sturgeon, del Partido Nacional Escocés (SNP), saludó las propuestas contenidas en el proyecto de ley pero dijo que no van lo suficientemente lejos.

"Las leyes publicadas no representan la opinión del gobierno escocés pero significan algunos progresos", estimó.

"Una Escocia fuerte, con su propia identidad y sus propios poderes, todo ello en el marco de la seguridad y la protección del Reino Unido",dijo Cameron

Por ejemplo, Sturgeon lamentó que Escocia no tendrá manos totalmente libres para la creación de ayudas sociales, algo que ambicionaba para enmendar los recortes presupuestarios de Londres.

El proyecto de ley será aprobado por el parlamento que surja de las elecciones del 7 de mayo.

Desde que el "no" se impuso en el referendo del 18 de setiembre, el independentista SNP ha ganado muchos afiliados y popularidad y podría más que doblar su cifra de seis diputados en el Parlamento británico en las legislativas, principalmente a costa de los laboristas —los conservadores hace décadas que no logran buenos resultados en Escocia—.

Ello convertiría al SNP en uno de los partidos clave en la gobernabilidad nacional si, como auguran las encuestas, ni conservadores ni laboristas logran la mayoría absoluta, y ya ha dicho que usará su poder para lograr más concesiones para Escocia que las presentadas por Cameron.

El primer ministro y los líderes de los otros grandes partidos nacionales británicos —Ed Miliband, de los laboristas, y Nick Clegg, de los liberalesdemocrátas— se comprometieron a ceder más competencias a Escocia si sus habitantes optaban por quedarse en el Reino Unido.

Los escoceses "votaron clara y decisivamente a favor de mantener unida a nuestra familia de naciones, pero un 'no' no significaba 'no a los cambios'", explicó Cameron argumentando la transferencia de poderes.

Etiquetado como: