Primer ministro británico tras referendo afirmó que el 'resultado ha sido claro' y es una oportunidad de cambiar la forma en que el país es gobernado

 19 septiembre, 2014
El primer ministro británico, David Cameron, ofreció un discurso a las puertas del número 10 de la calle Downing Street en Londres (Reino Unido), tras conocerse el resultado del referendo sobre la independencia de Escocia.
El primer ministro británico, David Cameron, ofreció un discurso a las puertas del número 10 de la calle Downing Street en Londres (Reino Unido), tras conocerse el resultado del referendo sobre la independencia de Escocia.

Londres

El primer ministro británico, David Cameron, prometió este viernes dar más competencias a las cuatro naciones constituyentes del Reino Unido, tras la victoria del 'no' a la independencia de Escocia en el referendo de este jueves.

"Al igual que el pueblo de Escocia tendrá más poder sobre sus asuntos, los pueblos de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte deben tener un mayor poder sobre los suyos", dijo Cameron .

El mandatario dijo también que llegó la hora del Reino Unido de unirse e ir hacia adelante, en una declaración hecha en el número 10 de Downing Street en Londres.

Según él, la cuestión de la secesión de Escocia está arreglada "por una generación".

"El pueblo escocés habló, y su decisión es clara", añadió el dirigente conservador.

"Ha decidido mantener la integridad de nuestras cuatro naciones (Escocia, Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra), y al igual que millones de personas, estoy feliz por ello", manifestó Cameron.

Enn su cuenta de Twitter, el ministro escribió: "Hemos escuchado la voz de Escocia y ahora los millones de voces de Inglaterra también deben ser escuchadas".

Con los votos escrutados de 31 de las 32 circunscripciones, el 'no' a la independencia de Escocia ganaba con el 55,42% de los votos frente al 44,58% obtenido por los independentistas.

"Como ya dije durante la campaña, asistir a la desmembración de nuestro Reino Unido me habría roto el corazón", dijo Cameron .

La victoria del 'no' es un triunfo personal para el primer ministro, que el lunes defendió apasionadamente en Escocia su permanencia en el Reino Unido, pidiendo a los electores que no "rompan esta familia".

Etiquetado como: