Unionistas acusan a los católicos de no aceptar que el IRA continúa activo

 11 septiembre, 2015
El ministro principal de Irlanda del Norte, Peter Robinson (derecha), habló el jueves de la crisis en el Castillo de Stormont en Belfast. | AFP
El ministro principal de Irlanda del Norte, Peter Robinson (derecha), habló el jueves de la crisis en el Castillo de Stormont en Belfast. | AFP

Belfast y Londres. AFP, AP y EFE. Las tensiones políticas subieron el jueves luego de que el ministro principal de Irlanda del Norte, Peter Robinson, anunció su dimisión mientras acusaba a sus socios católicos en el Gobierno de no reconocer que el grupo armado IRA sigue activo, una crisis que amenaza la paz en la provincia británica.

Robinson indicó que, con excepción de un ministro, el resto de los miembros de su partido protestante se iban, lo que debilita gravemente la coalición de gobierno que es la piedra angular del acuerdo de paz de 1998 .

Agregó que Arlene Foster fungirá como jefa de Gobierno y ministra de Finanzas temporal para evitar que otros partidos se aprovechen de la situación.

La crisis se precipitó ante la sospecha de la Policía de que disidentes del Ejército Republicano Irlandés (IRA , siglas en inglés) estuvieron involucrados en la muerte, el mes anterior, de Kevin McGuigan , antiguo miembro de esa organización armada.

El IRA pugnaba por la incorporación de Irlanda del Norte, mayoritariamente protestante y leal al Reino Unido, a la República de Irlanda, donde el catolicismo es predominante.

El IRA está oficialmente inactivo desde el 2005.

Recriminaciones mutuas. Robinson adujo que aquella sospecha hace imposible mantener el trabajo cotidiano porque el “análisis del jefe de la Policía sobre la participación del IRA en el homicidio, la persistente existencia de las estructuras del IRA y los arrestos subsiguientes, han empujado la coalición al límite”.

Uno de los sospechosos de ese asesinato, el dirigente del Sinn Féin –que fue la rama política del IRA– Bobby Storey, fue liberado el jueves por la Policía.

Para el presidente del Sinn Féin, Gerry Adams, la liberación de Storey demuestra “el carácter artificial de la crisis institucional en Irlanda del Norte”.

En una conversación con Robinson, David Cameron, primer ministro británico, le dijo que no consideraba que fuera el momento de aprobar una legislación de emergencia que suspenda el Parlamento norirlandés, a pesar de que se mostró preocupado.

CRISIS POLÍTICA EN EL ULSTER
CRISIS POLÍTICA EN EL ULSTER

Según un portavoz de Downing Street, Cameron subrayó la necesidad de que los partidos de la provincia mantengan reuniones “intensivas” para superar la crisis política. Adams pidió que continúen las conversaciones.

El Parlamento provincial ha quedado suspendido en cuatro ocasiones desde su formación, la más larga entre el 2002 y el 2007.

En aquella ocasión, el Ministerio británico para Irlanda del Norte asumió el control de los departamentos del Ejecutivo autónomo, un escenario que Cameron rechazó el jueves.

La renuncia del Partido Unionista Democrático (DUP) –de Robinson– al Gobierno podría traducirse en la convocatoria de elecciones anticipadas.

El vice primer ministro, Martin McGuinness, del Sinn Féin, dijo que la suspensión de la Asamblea sería un error.

“Creo que sería enviar un mensaje muy negativo y llevaría agua al molino de quienes tratan de devolvernos al pasado”.