Merkel acusa a Moscú de ‘robarse’ Crimea; otros restan valor a declaración

 12 marzo, 2014

Simferópol, Ucrania. AFP. El Parlamento de Crimea aprobó ayer una declaración de independencia de Ucrania, citando el ejemplo de la exprovincia serbia de Kósovo, antes del referendo de unión con Rusia previsto para el domingo.

Si bien el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, volvió a hablar el martes por teléfono con su homólogo estadounidense, John Kerry, sobre “propuestas concretas” de ambos países para Ucrania, la situación sigue siendo tensa entre Rusia y Occidente.

Por su lado, el presidente interino ucraniano, Olexandre Turchínov, dijo ayer que su país no intervendrá militarmente para impedir la adhesión de Crimea a Rusia, pues ha escogido proteger la frontera este.

“No podemos involucrarnos en una operación militar en Crimea, pues así dejaríamos sin efectivos la frontera este y Ucrania no sería protegida, y los militares rusos esperan que eso ocurra”.

En cuanto al referéndum del domingo, Turchínov consideró que es una “farsa” que se decidide en las “oficinas del Kremlin”.

Independencia. Mientras llega el momento de la votación, en el Parlamento regional de Crimea –mayoritariamente de habla rusa y adonde Moscú envió a miles de hombres – 78 de los 81 diputados adoptaron una “declaración de independencia” que, según ellos, se ajusta al derecho internacional. Los parlamentarios citaron como ejemplo el precedente de la independencia de Kósovo.

“La República de Crimea será un Estado democrático, laico y multinacional, que se comprometerá con mantener la paz y el entendimiento multiétnico e interconfesional sobre su territorio”, estableció la declaración.

En caso de que la consulta convocada para el domingo apruebe la anexión a Rusia, “la República de Crimea como Estado independiente y soberano pedirá la adhesión a la Federación Rusa”.

Rusia estimó luego que esta declaración es “absolutamente legal” y recalcó que la Corte Internacional de Justicia había considerado, cuando se declaró la independencia de Kósovo, que “una declaración unilateral de independencia de una parte de un Estado no violaba ninguna norma de derecho internacional”.

En cambio, la jefa del Gobierno alemán, Ángela Merkel, equiparó la situación de Crimea a la de una “anexión” por parte de Rusia y aseguró que Moscú se había “robado” la península ucraniana.

Transeúntes pasan frente a un afiche en Sebastopol que hace alusión al referendo del domingo. A la izquierda, se representa a una Crimea bajo dominio nazi; la otra imagen muestra el anhelo de los prorrusos. | AFP
Transeúntes pasan frente a un afiche en Sebastopol que hace alusión al referendo del domingo. A la izquierda, se representa a una Crimea bajo dominio nazi; la otra imagen muestra el anhelo de los prorrusos. | AFP

También para España, la decisión de las autoridades de Crimea de declarar su independencia es un acto “nulo, ilegal y contrario a la práctica internacional”.

El primer ministro británico, David Cameron, advirtió quwe “la crisis en Crimea es una prueba para Europa”, mientras Francia amenazó con nuevas sanciones contra Rusia y la Comisión Europea anunció que había ofrecido a Ucrania una reducción arancelaria de 500 millones de euros al año.

Las fuerzas rusas, que ocupan Crimea desde finales de febrero, controlan ahora los puntos estratégicos de la península ucraniana, donde el “primer ministro” de Crimea, Serguii Axionov, se ha autoproclamado jefe del Ejército.

En Rostov del Don, Rusia, el expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich apareció ayer ante las cámaras por segunda vez desde su destitución en febrero .

“Sigo siendo no solo el único presidente legítimo de Ucrania sino también el comandante en jefe”, afirmó.

En tanto, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, viaja hoy a Washington para buscar el apoyo del presidente Barack Obama y frenar la consulta del domingo en Crimea.